La actual intendenta de Rosario de la Frontera, Rómula Gómez, anunció en 2013 que se realizaría la remodelación del Cine Teatro, un ícono cultura de la Ciudad Termal.
Sin embargo, el tiempo transcurrió y el emblemático teatro cayó en el olvido. Hasta el momento no fue inaugurado, acto que estaba previsto primero para julio pasado y luego para octubre, lo cual nunca ocurrió.
Nadie dio una explicación razonable de por qué no se cumplieron los plazos previstos, a pesar de que el Concejo Deliberante aprobó varios proyectos para llevar adelante el control de los trabajos.
Hasta el momento, solo se realizó el recambio del sector de cubiertas y la instalación de un techo nuevo.
Pero aún falta el recambio total del sistema eléctrico y la instalación de un moderno sistema de ventilación, los refuerzos estructurales de las paredes, que son de mampostería, y el sistema de iluminación del escenario, como también telones y bambalinas.
Tampoco se hizo el piso de parqué, con alfombras en los pasillos, el doble piso ni el arreglo de los baños.
La inversión
El inmueble fue adquirido por la comuna en 2013 por
$2.200.000. Desde entonces se invirtió solo $160.000 en el techo y se destinó $5.000 en mano de obra.
Sobre el destino de los montos contemplados para la remodelación del edificio, el concejal Sebastián Iglesias señaló: "En el presupuesto de Gastos y Plan de Obras Públicas 2015 se destinó $880.515 para mejoras del Cine Teatro Gemes. A la fecha se desconoce el destino de esos fondos".
El edil agregó que se trata de un edificio histórico que cuenta en su interior con elementos valiosísimos que sería imperdonable que se rompieran o se perdieran.

El pedido
"Mediante resolución N§ 13711/14 se solicita poner en resguardo y preservar las máquinas y elementos de proyección, como las máquinas de proyección Febo, el amplificador de imágenes Bresbrad, latas para cintas, los espejos afines, el rebobinador de cintas a manivela".
El Cine Teatro Gemes fue inaugurado en 1947. En 2013 la Municipalidad local compró el actual inmueble con el compromiso de remodelarlo y habilitarlo.
La próxima administración recibirá un edificio venido abajo y con muchas cosas por hacer en adelante, seguramente será una de las tantas obras sin terminar que deja la actual Administración municipal, como el nuevo edificio municipal sobre la plaza Independencia, la ampliación de la avenida Los Españoles, numerosas calles sin asfaltar, el albergue de la sede Regional Sur de la Universidad Nacional de Salta y el edificio del 911, entre otras obras.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora