La tarea solidaria de Cristina Mamaní, quien de lunes a sábado brinda almuerzo y merienda a unos 120 niños de la zona sudeste de la capital salteña, tendrá un alivio. La Copa de Leche llegará al comedor y merendero Por una Sonrisa, que la mujer, de 42 años, instaló hace siete años al frente de su casa del barrio Primera Junta. En todo este tiempo no había recibido ayuda de organismos oficiales.
La encargada del servicio alimentario de la Cooperadora Asistencial, Adriana Portal, aseguró ayer en el programa radial Sin Filtro, de AM840, que desde hoy la dependencia a su cargo asistirá al comedor. La funcionaria se hizo eco de la complicada situación económica que atraviesa Cristina Mamaní por la suba de precios, que fue expuesta en la radio y en una nota de El Tribuno publicada el 11 de junio.
"Mañana (por hoy) el comedor va a tener la Copa de Leche", adelantó Portal al conductor de Sin Filtro, Maximiliano Rodríguez.
A pulmón
La iniciativa de Cristina comenzó en un patio con piso de tierra y techo de plástico. Vecinos, puesteros del mercado Cofruthos, empresarios y el artista Rodolfo Aredes se solidarizaron con su proyecto y lograron construir un salón de material con una cocina.
La ayuda le permite a la mujer brindar un menú variado a sus "hijos de corazón", como llama a los niños y niñas a los que asiste. Pero no siempre alcanza, es por eso que los lunes y viernes se instala en la feria del barrio Solidaridad para vender empanadas y sandwichs de milanesa y los sábados también ofrece empanadas en su casa. Lo recaudado se destina al comedor.
Su esposo, de profesión albañil, y sus tres hijos, dos varones de 20 y 23 años y una joven de 27, la ayudan en la tarea.
El comedor está ubicado en la manzana 515 C, lote 4 del barrio Primera Junta. Los interesados en colaborar pueden comunicarse al (0387)154-521559 o al 4717028. Todo sirve. Un grupo de jóvenes, por ejemplo, da clases de apoyo escolar los sábados en el lugar. En estos días, Cristina busca abrigos y calzados para los niños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora