Durante la sesión preparatoria del Concejo Deliberante de Gemes, llevada a cabo el jueves, se aprobó la terna de autoridades que presidirán las sesiones hasta el 1 de abril próximo.
Allí quedó al desnudo un quiebre en el bloque del Frente Municipal, que en este período se transformará en oposición, al mostrar insalvables diferencias entre sus integrantes a la hora de elegir presidente.
Las elecciones provinciales 2015 fueron históricas, porque la lista del Frente Municipal que acompañaba la candidatura a intendente de Mario Suárez, logró los votos suficientes como para ingresar 8 de los 9 concejales que conforman el cuerpo, algo que nunca había ocurrido en la historia de la ciudad en democracia.
El candidato en primer término fue Carlos Rosso, se adjudicó esta amplia victoria, teniendo en cuenta que el candidato a intendente salió tercero. Esta actitud y algunas otras molestaron al resto de los electos concejales y esa situación explotó en el recinto cuando Rosso no fue elegido presidente.
Mario Abraham, un preceptor de colegio secundario, fue mocionado y ganó por 6 votos a 1.
"Es una vergenza, no tienen palabra", declaró Rosso.
Por su parte, el reelecto concejal Francisco Nieva, segundo en la lista manifestó: "Rosso se equivoca si cree que todos los votos son suyos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora