Embed

Un retroceso en la Cámara Baja para el Frente para la Victoria, con un avance de la oposición que se reparte las bancas que pierde el kirchnerismo, por un lado, y un avance en la Cámara Alta, por el otro, son las dos caras que experimentará el oficialismo de la Argentina.
El kirchnerismo renueva en la Cámara Baja una elección buena como fue la de 2011, de ahí que no hay que esperar que pueda mantener el vigor actual. Mientras, en la Cámara Alta se renuevan los escaños de la elección de 2009, cuando ganó la oposición, de ahí que el FpV saldrá fortalecido.
El sitio web parlamentario.com planteó un eventual escenario con resultados similares a los de las PASO.
Diputados
El FpV es claramente el bloque de la Cámara Baja que más arriesga en estas elecciones. Por eso es que no sorprende que a pesar de haber resultado primero en las elecciones primarias, en caso de que esos resultados se replicaran en octubre terminaría perdiendo unos 19 legisladores. El bloque liderado por Juliana Di Tullio arriesga en esta elección nada menos que 77 diputados, y sumaría solo 58, con lo cual pasaría a tener 100 diputados.
Como contrapartida, el bloque que más crecería es el del PRO, que en el interbloque que hoy posee sumaría 23 miembros a los 17 que siguen su mandato, con lo cual quedaría con 40 diputados. La UCR también crecería al cosechar 18 miembros, seis más de los que arriesga, lo que arrojaría una bancada de 42 legisladores.
El Frente Renovador arriesga solo seis escaños y lograría 13, que sumados a los 11 actuales lo dejarán con un bloque de 24 diputados. A su vez, la izquierda suma otro legislador a los tres que ya tiene.
El frente Progresistas, de Margarita Stolbizer, tendría una mala cosecha. De las 11 bancas que arriesga solo sumaría dos y perdería nueve, con lo cual quedaría con apenas seis diputados.
El peronismo disidente, donde fueron agrupados Compromiso Federal de los Rodríguez Saá, el delasotismo, el dasnevismo y otras fuerzas quedaría con un total de 15 legisladores.
Senadores
Ocho provincias renuevan senadores este año. El saldo sería notoriamente favorable para el FpV, siempre en caso de registrarse porcentajes similares a los de agosto.
Pasa que el kirchnerismo renueva este año una elección mala como fue la de 2009. El FpV arriesga cinco bancas y la de tres aliados, en tanto que la oposición pone en juego quince escaños. Y la cosecha no fue positiva para la oposición, pues el kirchnerismo se impuso en cinco de las ocho provincias, quedándose con once senadores. Por lo tanto tendría tres miembros más en la futura conformación del Senado.
Así las cosas, el bloque del Frente para la Victoria quedaría con 38 integrantes plenos, a los que podrían sumarse aliados. Los radicales se reducirían a 11 miembros, Unión PRO tendría 4, el Peronismo Federal 9, el Movimiento Popular Neuquino quedaría con 2 integrantes y el resto correspondería a monobloques.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia