Según esta misma medición interanual, los precios resultaron por otra parte 4,2 puntos más altos en el interior del país (en Capital subieron 28,9%, mientras que en las provincias lo hicieron 33,1%).
La canasta de CCR que se utiliza para dimensionar la evolución del consumo incluye 144 categorías (más de 75.000 productos). De acuerdo con estos datos, en el primer semestre, a nivel nacional este conjunto de productos cayó 2,9% en volumen (-2,4% en los supermercados y -3,3% en los negocios tradicionales, esto es almacenes y comercios de proximidad).
Respecto al desempeño de las ventas en supermercados, la principal caída en los volúmenes vendidos se registró en las categorías de cosmética y tocador, que se desplomaron 9% en el primer semestre.
Le siguieron en importancia las bebidas con alcohol (-4,3%); los productos de limpieza para el hogar (-3,1%); las bebidas sin alcohol (-2,2%); los productos frescos de heladera (-1,5%) y los de almacén (-0,8%). Las golosinas y los alimentos para el freezer resultaron los dos únicos rubros que tuvieron variaciones positivas.
Las golosinas y los alimentos para el freezer resultaron los dos únicos rubros que tuvieron variaciones positivas.
Tanto entre los consumidores porteños como los del interior, el denominador común es la pérdida del poder adquisitivo frente a paritarias que cerraron con subas promedio del orden del 35% frente a una inflación interanual del 44%. En este sentido, según las canastas que mide la CGT, el poder adquisitivo de la gente acumula una pérdida de tres puntos en el primer semestre del año. Y podría implicar caídas de 6 o 7 puntos hacia fin de año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora