"Sin espectáculos de baile la Balcarce se muere", expresó el concejal Gastón Galíndez al graficar la desolada imagen que muestra hoy el mayor íconos turístico de la ciudad. Después de 15 años de ininterrumpida labor, a partir de marzo, se acallaron los acordes de las guitarras y las voces de los cantores en los espectáculos que ofrecían las peñas, pub, bares y restaurantes. El contagiante ritmo de la música en los anexos bailables también ha desaparecido, lo mismo que el aroma de la cocina regional, acompañada con el bouquet de los exquisitos vinos salteños.
Los propietarios de los negocios sostienen enfáticamente que el corredor "está en terapia intensiva", y atribuyen esta situación a la rigidez de una ordenanza municipal que impide la rehabilitación de los anexos de baile. Por esta situación el paseo ha perdido el atractivo que tenía, especialmente los fines de semana con el desfile de unas 30 mil personas. "Hasta la feria artesanal de los domingos se está cayendo, lo que demuestra el enorme perjuicio que provocaron las sistemáticas restricciones que nos fueron imponiendo", expresó Alberto Curi, propietario de las peñas Los Cardones y Nora Julia. En tanto que Carlos Urtasún, del bar Café del Tiempo, señaló que "con estas medidas se está atentando contra la fuente de trabajo y en estas condiciones se viene una ola de despidos masivos".
El concejal Galíndez presentó un proyecto de ordenanza luego de reunirse con sus pares y los distintos actores involucrados con esta problemática. "La idea es retrotraer la situación al 2009 cuando se dictó la ordenanza 13.625 que regulaba la nocturnidad en la Balcarce", dijo. El artículo 22 de esa norma fijaba como tope la habilitación de seis anexos de baile. En 2010, la ordenanza 13.997 eliminó el artículo de marras prohibiendo ese rubro. "Lo que proponemos es que se mantengan los anexos, que la venta de bebidas alcohólicas sea hasta las 4.30 y que se extienda el cierre de los negocios hasta las 6", dijo.
Galíndez explicó: "Con esta prórroga se posibilitará que la gente no abandone los locales en forma masiva, sino que lo haga de manera paulatina. Se exigirá a los anexos que a partir de esa hora bajen el ritmo de la música, de manera tal que el nivel de adrenalina de los bailantes vayan mermando". El edil del PJ anunció que el proyecto será analizado esta semana en las comisiones para que el cuerpo lo trate en la sesión del próximo miércoles.
El empresario Urtasún reconoció que hay problemas con los excesos de consumo de alcohol, el ingreso de menores y algunos conatos de agresión a la salida, pero consideró que esta situación se puede revertir con un control estricto por parte de las autoridades competentes. "La Balcarce es uno de los mayores atractivos turístico del país, se lo conoce en todo el mundo y es una pena que los salteños no lo valoremos", se quejó. Y agrego: "Ver al paseo en el estado que está hoy da ganas de llorar".
Por su parte Curi sostuvo: "En la medida que se controlen las cosas que están mal, todo se puede solucionar. No todo pasa por prohibir ni castigar, sino buscar soluciones". Francisco Escudero, de la peña Don Oscar, contó que solo abre su local cuando le contratan un evento. "Los turistas dejaron de ir a la Balcarce y no sabemos si es por la situación económica o por estas restricciones", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...