"Aunque nadie pueda devolverme a mi hijo se debe conocer la verdad sobre su injusta muerte, el fin de una historia plagada de mentiras, infidelidades, drogas y nuevamente más mentiras", dijo Claudia Rossana Fuentes, madre de Maximiliano Raúl Antonio Cruz, el joven asesinado a puñaladas en la localidad de la cordillera austral de El Chaltén, en la provincia de Santa Cruz.
El crimen ocurrió en las primeras horas del domingo, a pocos metros de la habitación que el salteño compartía con su pareja, quien lo había convencido de volver a empezar en la lejana Santa Cruz.
Por el crimen se encuentra detenido un joven oriundo de la provincia de Santa Fe, cuya filiación no fue suministrada aún a la prensa.
La mamá, con llanto inaudible pero visible en el brillo cristalino de sus ojos, aseguró ayer a El Tribuno que lo de El Chaltén ya se veía venir.
A las 15 llegarán al barrio Juan Pablo II los restos mortales del joven, que tras 3.700 km podrán recibir las honras fúnebres.
Explicó su posición sobre el asunto de la siguiente manera: "Ella mintió hasta el mismo día de su muerte, cuando nos llamó en la madrugada nos dijo que Maximiliano había fallecido en un accidente de tránsito y que ella lo había visto. Luego empezó con otra mentira y con otra hasta que nos enteramos por los diarios de Santa Cruz que había sido asesinado a puñaladas, en horas impropias para él, que había conseguido trabajo hacía pocas horas".
El traslado de los restos le costó a la familia Cruz 45.000 pesos, más 15.000 pesos el servicio funerario.
"No hay derecho, no hay cómo explicar lo que está clarísimo, y sin embargo todavía esa mujer está en libertad y con la custodia de su hija, a quien hizo llevar desde Salta, donde cursaba su primer grado. Yo entiendo que hubo premeditación para quedarse con ella a costa de la vida de nuestro hijo", reflexionó con intuición de madre.
La mujer explicó que el 25 de abril pasado su hijo viajó hacia El Chaltén ayudado por su familia, por expreso pedido de su expareja, que deseaba ver a su hija, a quien había abandonado hacía ya tres años.
"Esa mujer, que era la adoración de mi hijo Maximiliano, comenzó a ausentarse de la casa por horas. Siempre con una mentira y otra y otra. A tal punto que una vez le pidió la motocicleta a mi hijo y desapareció toda la noche y volvió con el cuento de que le habían robado la moto", rememoró.
La madre del joven dijo que nadie se acercó más que la familia y los vecinos. “Por eso exigimos verdad y justicia”.
"Luego la siguieron y se descubrió que la mujer de mi hijo convivía con un adicto del barrio Miguel Ortiz, quien además de quitarle el dinero, la golpeaba. Esa fue su vida y así se retiró de esta casa dejando a su hija Melani al cuidado de mi hijo Maximiliano, su padre. Le dimos amor, le dimos contención, la llevamos a salita de 4, al jardín de infantes y este año al primer grado de la escuela 4.817 del barrio Juan Pablo II", relató Claudia Fuentes.
crimen el chalten.jpg
<div>Escena del crimen en El Chaltén.</div>
Escena del crimen en El Chaltén.
La hija de Cruz se encuentra aún en El Chaltén, en manos de la madre. La niña había sido abandonada por ésta tres años antes.
"En abril ella comenzó a llamar insistentemente a mi hijo, a decirle que en el sur estaba su futuro, que había trabajo, que ella estaba cansada de vivir sola y poco después le aseguró a Maximiliano que había alquilado una habitación amoblada para ella, para él y para Melani. Yo estuve presente cuando él le dijo: "Si estás en pareja, lo dejemos no hay problema, pero si estás sola te vamos a ir a ver''. Ella le rogó e incluso le mandó el pasaje para Melani, que costó 4.300 pesos", afirmó.
La familia Cruz exige la restitución de la niña, al entender que su madre ya había sido despojada de su tenencia por graves causas.
Partió el 25 de abril hacia El Chaltén, con Melani de su mano. "Después me dijo por teléfono que si no veía las cosas bien se iba a volver apenas juntara el dinero para los pasajes, ese fue su ultimo mensaje", dijo. "Hoy, los hermanos, su padre, la familia y los vecinos juntamos 45.000 pesos para su regreso a Salta y para que descanse en paz en los brazos de los que de verdad lo quisieron. Pero esto no debe quedar así. Sin odio y sin venganza, exigimos desde el norte del país a la Justicia de Santa Cruz que impida una crueldad mayor y haga justicia. Que ponga fin a las mentiras. Exigimos que nos devuelvan a nuestra nieta que no está en buenas manos, ya que en Salta esa mujer, de alguna manera protagonista del crimen, tiene antecedentes de toda clase, y algunas estadías en la cárcel", dijo con lágrimas indisimulables y una ira contenida o convertida en dolor.
Luego aclaró: "Ya no es por nuestro hijo, es por el futuro de una niña a la cual la Justicia de Salta le había confiado la guarda y la tutela a su padre, quien fue tentado no sé por qué a viajar al extremo sur, al fin del mundo, adonde creyó que iba a empezar una nueva vida, sin saber que quizá habían escrito la crónica de su muerte en la misma cama en la que llegó a pernoctar solo por algunas horas", finalizó.

El eterno desencuentro

La familia de Maximiliano Cruz aseguró ayer que el joven vivió una vida pendiente de su expareja. “Nunca entendimos por qué la perdonaba. Siempre mintió e incluso dijo antes de irse hacia el sur que dejaba a la niña con su padre porque ella no era una buena madre. Sin embargo, después, a los tres años usó a su hija para llevar a Maximiliano a la muerte”, dijeron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 6 meses

Sra. muy entendible y triste su dolor, angustia y temor por su nieta , pido a la JUSTICIA de SALTA que no la desampare y pueda traer a la niña a su lado, y de lo demás que la JUSTICIA de los hombres caigan sobre esta mugrienta y también la JUSTICIA DIVINA le recordará cada día lo que hizo con un inocente que su único mal fué quererla.-

juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 6 meses

Es verdad, hay mujeres que merecen estar tras las rejas, primeramente por abandonar a su hija, y segundo por llevar a este joven a la muerte, debio planificar lo acontecido, merece ser detenida por complice y purgar una buena condena, por hdp


Se está leyendo ahora