Argentina tiene un nuevo santo: el cura Brochero, tal como se conoce al sacerdote que transcurrió su vida en las sierras de Córdoba. Hoy a las 5, hora argentina, el papa Francisco canonizó a José Gabriel Brochero, el primer santo nacido y muerto en el país, en el marco del Jubileo Extraordinario de la Misericordia.
Fue en una misa celebrada en la plaza San Pedro durante tres horas y ante unas 300 mil personas, entre las cuales se contaron por lo menos 2 mil argentinos.
Al histórico oficio asistió una nutrida delegación de fieles de la villa Cura Brochero -localidad ubicada en Traslasierra, provincia de Córdoba- encabezada por monseñor Santiago Olivera, obispo de la Diócesis de Cruz del Eje, a la que pertenece la iglesia del Tránsito, de villa Cura Brochero, y un centenar de fieles de la localidad y de pueblos vecinos.
También se destacó la presencia del presidente Mauricio Macri, quien se encuentra en visita oficial en Roma -ayer fue recibido en audiencia por el Papa-. Junto a él, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti; el intendente de esa ciudad, Ramón Mestre, y el exgobernador José manuel de la Sota, entre otros funcionarios.
Con esas canonizaciones, Francisco se convierte en uno de los pontífices que más ha proclamado santos en tres años de pontificado, entre ellos a los pontífices Juan XXIII y Juan Pablo II en 2014 y a madre Teresa de Calcuta este año.
Además de Brochero y del niño mexicano, el Papa canonizó hoy al español Manuel González García, obispo de Palencia, fundador de la Unión Eucarística Reparadora y de la Congregación de las Hermanas Misioneras Eucarísticas de Nazaret; al francés Salomone Leclercq (Guillaume-Nicolas-Louis Leclercq), de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, mártir; a
Lodovico Pavoni, sacerdote italiano, fundador de la Congregación de los Hijos de María Inmaculada; a Alfonso María Fusco, sacerdote italiano, fundador de la Congregación de las Hermanas de San Juan Bautista y a Elisabeth de la Santísima Trinidad (Elisabeth Catez), francesa, monja profesa de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Por qué Brochero es santo

El Cura Gaucho, como se conoce a Brochero, declarado beato en septiembre del 2013, se convirtió en el primer santo nacido y fallecido en Argentina, "ciento por ciento argentino"" recordó el embajador de ese país ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter.
Muy popular en su pago chico y en el país, el sacerdote realizó una misión evangelizadora a lomo de su mula, Malacara, en las sierras de Córdoba, donde nació en 1840 y murió en 1914, víctima de la lepra.
La causa para la beatificación del cura Brochero se inició en 1965 pero recién en 2012 una junta médica del Vaticano aprobó por unanimidad atribuir al sacerdote la cura milagrosa de un niño, Nicolás Flores Violino, ocurrida a fines de 2000.
Un segundo milagro atribuido al cura Brochero, la recuperación de Camila Brusotti, una niña con lesiones que la habían dejado al borde de la muerte, le permitió convertirse en modelo de vida para todos los católicos de todos los continentes.
"Este pastor con olor a oveja se hizo pobre entre los pobres", escribió el papa Francisco al recordar su labor pastoral: "No se quedó en la sacristía a peinar ovejas", subrayó Rogelio Pfirter.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


clon clon
clon clon · Hace 1 mes

Héctor Valdivielso Sáez, el primer santo, nació en la Argentina, pero vivió en el país apenas cuatro años. AUNQUE HAYA VIVIDO SOLO 4 AÑOS, TAMBIEN ES ARGENTINO!!!!!!!!!!! Y QUIEN LO CONOCE????? LO QUE HACEN O DEJAN DE HACER LOS MEDIOS, MMMMMMMMMMMM


Se está leyendo ahora