Los eventos deportivos de escala planetaria son cada vez más exitosos como fenómenos de turismo. Lo confirman cada cuatro años las copas del Mundo de fútbol y se anotó con fuerza el rugby, que en el Mundial de Inglaterra logró atraer a grandes cantidades de extranjeros que siguieron a sus selecciones. Los Juegos Olímpicos son otro ejemplo de turismo ligado al deporte.
El público argentino fue todo un boom en el Viejo Continente acompañando a los sorprendentes Pumas. El fanatismo no es la novedad, sino el hecho de viajar masivamente a ver a la competencia, una tendencia que crece y que, en el caso argentino está vinculada sin duda con el boom de aéreos y paquetes en oferta y en cuotas, junto con un dólar que muchos perciben como barato.
En la Copa del Mundo de rugby los argentinos ocuparon el puesto 13§ en el ranking de búsquedas de alojamiento que realizó Hoteles.com, en relación con la competencia deportiva. El año pasado Brasil fue el anfitrión de la Copa del Mundo de fútbol, y tan solo en la fase de grupos, en junio, recibió 692.000 visitantes extranjeros; en tanto que, cuando se definió que Argentina estaría en la final junto con Alemania, las búsquedas por parte de los usuarios argentinos para alojarse en Río de Janeiro, la sede de la final, crecieron un 122%, en tanto que las de los alemanes aumentaron un 117%. Para comparar la evolución del turismo en torno al fútbol basta señalar que la Copa del Mundo de Sudáfrica, en 2010, movilizó a unos 300.000 turistas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora