Alimentar es también una forma de mimar a los más pequeños de la casa, porque es una manera de agasajarlos y hacerles sentir cuánto se los ama. Saber cómo y qué cocinarles es una necesidad.
Para dar algunos consejos útiles a las mamás de niños menores de 2 años, el jueves llegó a Salta una "Nutriacademia" encabezada por especialistas. Como parte de esta iniciativa, el primer día se concretó una charla informativa en el Centro de Convenciones, desde las 16. Allí, más de 150 mamás participaron de las exposición de Adrián Giannotti, médico pediatra y Alberto Arribas, licenciado en nutrición.
Con atención y con sus hijos presentes, muchas salteñas participaron con sus esposos, que no dudaron en sumarse a la ronda de preguntas.
Durante las disertaciones, el primero en tomar la palabra fue Adrián Giannotti, quien se encargó de dar algunos conceptos básicos sobre los tiempos para incorporar los alimentos, el valor de la lactancia materna, el uso de las leches de fórmula, la preparación de los primeros platos y la combinación perfecta para un desarrollo saludable.
La mayoría de las consultas de las madres hizo referencia al uso de las leches de fórmula, teniendo en cuenta que muchas deben combinar la lactancia con las horas de trabajo.

El valor de la lactancia materna

Al respecto, el doctor destacó que es primordial la lactancia materna hasta los 6 meses. "Si bien, y en función de las necesidades de la mamá y de la familia, se puede alternar con el uso de leches de fórmula, no se debe abandonar y se debe procurar mantenerla el mayor tiempo posible", destacó el profesional.
Una de las mamás presentes comentó que, debido a su trabajo, ella dejaba la leche materna congelada para que su bebé la tome en su ausencia. Giannotti destacó que es una técnica muy útil, a lo que agregó que la leche materna puede conservarse fuera de la heladera hasta 8 horas después de su extracción, y que congelada tiene una duración de 6 meses.
Con respecto a la lactancia, el nutricionista Alberto Arribas destacó que las mamás tienden a preocuparse porque algunos bebés piden la teta con demasiada frecuencia y pareciera que no están satisfechos. Arribas explicó que esto se debe al tamaño del estómago del bebé, y recordó que al momento del nacimiento el estómago del bebé tiene el tamaño de una cereza y a los tres días, el de una nuez. Al mes el estómago recién toma el tamaño de un huevo. "Es por eso que los pequeños toman con tanta frecuencia y en pequeñas cantidades. Lo importantes es que la mamá junto con su médico pediatra controlen el crecimiento y el peso", aseguró.
Los profesionales destacaron la necesidad de lograr una alimentación natural y completa. En referencia a esto, Arribas aconsejó que los primeros alimentos de los bebés no se mezclen. "Es importante que el bebé vaya descubriendo los sabores, que reconozca e identifique los alimentos", destacó el nutricionista. Arribas destacó que jugar es clave.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora