El papa Francisco llevó a cabo ayer en la plaza San Pedro su discurso frente a empleados de la Seguridad Social italiana, dirigiendo un mensaje a miles de trabajadores que se reunieron en el Vaticano.
"Si se vive en una situación de desempleo, de precariedad o de trabajo en negro. ¿Cómo es posible descansar. Es vergonzoso", dijo Francisco.
El Papa puso como ejemplo a quien hace contratos desde septiembre y hasta antes del verano, para así no tener que pagar el descanso de las vacaciones. "Así, en julio, agosto y parte de septiembre descansas, pero no comes", agregó con ironía.
En su discurso defendió "aquel descanso que es sostenido y legitimado por una amplia serie de prestaciones sociales, del día de reposo semanal a las vacaciones, a las que todo trabajador tiene derecho", añadió el pontífice argentino.
"¡Qué no falte el derecho a la jubilación!", exclamó Francisco.
También se refirió a los tiempos de la jubilación y afirmó: "La eventualidad del descanso fue anticipada, a veces diluida en el tiempo, a veces renegociada hasta los extremos aberrantes, como aquel que llega a desnaturalizar la hipótesis misma de un cese laboral". Francisco dijo que todo empleado tiene derecho "al descanso semanal y las vacaciones".
A los trabajadores y dirigentes del INPS italiano los instó a que contribuyan a "que no falten los subsidios indispensables para la subsistencia de los trabajadores desempleados y de sus familias", así como también pidió una "atención privilegiada para el trabajo femenino y la asistencia a la maternidad". Al volver sobre el tema de los trabajadores sostuvo que "Sosteniendo el trabajo ustedes sostienen esta misma obra. Y también garantizando una existencia digna a aquellos que tienen que dejar la actividad laboral", les dijo.
Por último el Pontífice se refirió a las personas que dan trabajo en el mundo y comentó: "Son los que dan dan trabajo al necesitado, pero deben tratarlos como seres humanos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora