Que disfrutes mucho al tener sexo no significa que seas ninfomaníaca, comienza a ser un problema cuando se deja de hacer de forma funcional y se convierte en una obsesión.
Por el momento es muy delicado definir exactamente qué es la ninfomanía. Tanto psicólogos como psiquiatras han determinado que se trata de un sufrimiento vinculado a un deseo sexual desenfrenado e insatisfecho, a pesar de tener mucho sexo o un consumo compulsivo de pornografía.
Lo que sí te podemos decir son las cosas que no se sabía de este extraño trastorno.
Solo las mujeres son ninfómanas
Cuando a un hombre se le presenta un trastorno así se le conoce como satiriasis. No es muy conocido porque la sociedad solo se enfoca en la cantidad de sexo que tiene o no debería tener la mujer. Ya no se diagnostica.
En la actualidad estos trastornos no se diagnostican como ninfomanía o satiriasis, sino como hipersexualidad. A pesar de que se sigan utilizando en la Clasificación Internacional de Enfermedades.
En el pasado se "curaba"
Para curar esta enfermedad en el pasado utilizaban métodos drásticos como quitar el clítoris y los ovarios, una verdadera mutilación femenina que aún hoy se sigue practicando entre algunos pueblos aborígenes de Africa.
También le pedían a la "paciente" bañarse con agua helada y le recetaban mucho descanso.>Hábitos que lo provocaban
En el siglo XIX se creía que comer chocolate, leer y tener pensamientos impuros causaba que la mujer se volviera ninfómana.
¿Qué pensarían ahora de los libros de "Cincuenta sombras de Grey"?
Muchos científicos han creído encontrar una relación entre la hipersexualidad y la demencia. Asimismo investigaron el vínculo entre la el síndrome de bipolaridad y la adicción al sexo.
Por otra parte, muchos abogados han ayudado en dejar en libertad a violadores al asegurar que sus víctimas habían sido ninfómanas.
El tamaño de la cabeza, un mito
Los frenólogos, hace 200 años, creían que las personas que tenían las cabezas más grandes tendrían un mayor deseo sexual.
Pero hay muchos tratados que aseguran que las personas hipersexuales no disfrutan el sexo sino más bien lo sufren.
La terapeuta y escritora, Kelly McDaniel, asegura que las personas hipersexuales disfrutan menos el sexo.
Ya que al tener mucho se llega a convertir en una forma de pasar el tiempo.
Para ella, hipersexualidad no es lo mismo a que te guste el sexo.
Que disfrutes mucho al tener sexo no significa que seas ninfomaníaca.
Solo comienza a ser un problema cuando se deja de hacer de forma funcional y se convierte en una obsesión y no se puede dominar.
Hay teorías científicas nunca comprobadas fehacientemente de que la hipersexualidad puede ser causada por una violación previa.
Existen teorías que mujeres que sufrieron una violación se conviertan en ninfómanas, debido que tratan de recuperar el poder de su sexualidad a través del sexo.
Sería una suerte de desviación psicológica mediante la cual sienten que dominan al varón al dejarlo privado de la posibilidad de tener nuevas erecciones ante la terrible demanda de relaciones sexuales.
Según esa visión, al no tener el varón una erección, la mujer se sentiría segura de que no podrá volver a sufrir un abuso. Eso, por contrapartida, provocaría un deseo desenfrenado de tener más y más relaciones.
Tener sexo frecuentemente trae beneficios para tu salud
Veamos qué dicen los especialistas respecto de la frecuencia semanal de las relaciones sexuales. Sin dudas, habrá que prestar atención porque los resultados son sorprendentes según los sexólogos consultados. Desde mejoras en la piel hasta en la circulación, mejor rendimiento en el trabajo y hasta la creación de nuevas neuronas, todo puede suceder.
UNA VEZ A LA SEMANA
Beneficiado: Tu peso...
El sexo hace que tu cerebro libere oxitocina, la cual promueve el sueño. ¿Sabes lo que eso significa? Entre más duermes, más calorías quemas. Es por eso que una relación sexual a la semana cambiará tu peso. El sueño regula a las hormonas del hambre y no te permitirá comer más de lo que tu cuerpo necesita.
DOS VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu sistema inmunológico
Las parejas que lo hacen dos veces a la semana o tres tienen un 30% más de proteínas inmunoglobinas, las cuales te protegen de distintas enfermedades. Los investigadores creen que los efectos post-sexo del humor tienen un rol súper importante en mantenerte saludable.
TRES VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu corazón
El sexo mejora el ritmo cardíaco y la circulación de la sangre. Las parejas que tienen relaciones sexuales tres veces a la semana tienen menos riesgo de sufrir un infarto. Si tu chico o tú tienen problemas del corazón primero consulten a su médico y luego vayan a la cama, pero no a dormir.
CUATRO VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu piel
Aquellos que lo hacen cuatro veces a la semana se ven siete años más jóvenes que aquellos que solamente lo practican una vez a la semana. ¿La razón? El sexo produce hormonas de crecimiento que no solamente eliminan grasa sino que también favorecen a la piel.
CINCO VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu disposición
El sexo frecuente está vinculado con la energía, concentración y optimismo. Así que, cuando no te estás divirtiendo con tu galán entre las sábanas, estarás de peor humor y tu desempeño en el trabajo no será el deseado.
SEIS VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu cerebro
Para ser la más lista, tendrás que quitarte toda la ropa lo más que se pueda. Felicítate a ti y a tu pareja de estar en el número 6, ya que no solamente has de estar en buen estado de salud sino también en tu mente. Cuando tienes relaciones, la circulación de la sangre mejora y se liberan hormonas que le da un empujón a tu capacidad intelectual. Incluso ayuda a la creación de nuevas neuronas.
SIETE VECES A LA SEMANA
Beneficiado: Tu estado de ánimo
¡Wow! Si lo están haciendo tú y tu pareja todos los días simplemente no hay palabras. El sexo regular reduce la ansiedad y produce endorfinas, las cuales te harán una de las personas más felices y saludables del planeta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora