Salta celebró ayer por primera vez el Día Mundial de las Buenas Acciones, un evento que apunta a lograr una sociedad más justa y solidaria. Las actividades se desarrollaron en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de barrio La Paz, en el sudeste de la ciudad, con la participación de niños de 3 a 12 años de edad, las que estuvieron a cargo de 11 organizaciones sociales.
Los chicos realizaron tareas de pintura, confección de murales con tapitas de gaseosas y la construcción de una biblioteca con cajones en desuso. También asistieron a charlas relacionadas a cómo concretar acciones solidarias, de integración social, concientización del cuidado animal y el medio ambiente, entre otras. Además hubo juego (kermés) y actividades con jóvenes y madres. Todo concluyó con un minifestival. Todo esto se concretó merced a las gestiones realizadas ante referentes de la organización a nivel mundial por parte de Raquel Guzmán, de la fundación Vihvir Más. "Este es un día que se instauró para hacer el bien poniendo en práctica la simple idea de que todos y cada uno de nosotros puede hacer algo bueno", expresó la joven, a quienes sus pares de las otras ONG la bautizaron como "la Mascherano" del grupo, en alusión al aguerrido y movedizo mediocampista del seccionado argentino de fútbol. Guzmán resaltó que "para nosotros es importante que Salta se sume a este movimiento mundial que apunta a trabajar en la recuperación de muchos de los valores que hemos perdido, como el compromiso, la solidaridad, el respeto, la tolerancia", expresó. Dijo que para lograr este cometido "tenemos que trabajar con niños a partir de los tres años de edad". En ese sentido resaltó el entusiasmo demostrado por los pequeños en cada una de las actividades que se realizaron en barrio La Paz a pesar de las inclemencias tiempo. La representante de Vihvir Más ponderó el aporte de los voluntarios de las otras ONG y fundaciones de la ciudad que se sumaron al evento. "Una muestra de que todo es posible lo vimos reflejado en el entusiasmo puesto de manifiesto por todos los chicos que participaron de la jornada".

Un fuerte impacto

"Pensamos que en la medida que desde los distintos ámbitos pongamos en marcha este tipo de actividades con la participación de niños, en el futuro van a tener un fuerte impacto en la sociedad", señaló Alejandro Romero, voluntario de la Junior Chamber International (JCI), una red mundial de jóvenes ciudadanos activos. Explicó que "el Día de las Buenas Acciones fue instaurado para que desde las distintas organizaciones sociales realicemos tareas que sirvan de guía a un niño en su vida. En este caso, Raquel Guzmán ha sido la gran artífice de esta jornada". Romero destacó que "a partir de esta experiencia, debemos tomar conciencia que el día de las buenas acciones deben ser todos los días".
Guadalupe Colque, la secretaria de Acción Social de la Municipalidad de Salta, también estuvo presente con su equipo de trabajo para apoyar desde lo institucional a los organizadores. "Personalmente me llena de entusiasmo ver el compromiso de muchos jóvenes que trabajan en las distintas organizaciones sociales. En este caso han demostrado, una vez más, un alto nivel de responsabilidad en la organización de este evento". La funcionaria señaló que "el compromiso de ayudar por parte de los chicos y las chicas es contagiante".
Las organizaciones sociales que tuvieron a su cargo la realización del evento fueron Caminar con Valores, JCI, Alfa Salta, Payamédicos, Vihvir Más, Voluntariado Salta, Rotaract Salta, Fundación Hacer, OAJNU, Club Leo y Santo Remedio.

Creado por una millonaria

El Día de las Buenas Acciones fue creado en el 2007 por la empresaria y filántropa Shari Arison, la mujer más rica de los Estados Unidos. Cuenta en la actualidad con voluntarios en muchos países del mundo que ya suman cientos de miles. La idea de la organización social no es hacer solo cosas grandes, notorias, la idea es empezar a disfrutar de hacer el bien, un simple saludo, una palabra de aliento, compartir alimentos con quien lo necesita. También apunta a dar horas de voluntariado para visitar centros de cuidados de personas adultas mayores, unirse a las actividades de reciclaje, limpiar un parque, pintar una escuela. Es decir, hacer que esto se convierta en una hábito y que a la vez sea un efecto multiplicador en nuestra casa, centro de estudio o de trabajo. El objetivo es que las buenas acciones se deben visibilizar subiendo la información a las redes sociales, con la idea de que los demás al verlo deciden sumarse.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora