Hace 70 años, en un día como hoy, nació el peronismo. Fue cuando el pueblo en la Plaza de Mayo exigió la libertad de Juan Domingo Perón, detenido en la isla Martín García. Allí estaba por una orden del presidente Edelmiro Farrell, que ejecutó el mayor Héctor D''Andrea.
Poco después, esa memorable jornada pasó a ser el Día de la Lealtad Popular, hasta que en 1955 la autodenominada Revolución Libertadora prohibió recordar la fecha, so pena de ir a parar a la cárcel.
¿Y por qué Día de la Lealtad Popular? Porque fue el pueblo movilizado en todo el país el que exigió la libertad del coronel Perón. Y lo hizo por una sola razón: reconocía a Perón como el promotor de las normas que el Gobierno había promulgado a favor de los trabajadores desde que él ocupara la Secretaría de Trabajo y Previsión.
Justamente, en una fecha que un año después sería histórica, el 17 de octubre de 1944, el gobierno de la Revolución estableció por decreto el estatuto del peón de campo. Esta legislación fue punto de partida de una serie de cambios que inició Perón en el campo laboral, dando dignidad al hombre de campo, hasta entonces el más marginado y sumergido del país.
Al "Estatuto del peón", como popularmente se lo llamó, le siguió la creación de los Tribunales de Trabajo; el Instituto Nacional de Seguridad Social; la Caja de Jubilaciones para Empleados de Comercio y para el personal de la industria.
En el plano de la educación a los trabajadores, Perón desarrolló una intensa labor. En 1944, en una reunión dijo: "Este asunto de las escuelitas es un hobby que tengo". Y en esto, su profesor de Historia del Colegio Militar, Ricardo Levene, tuvo mucho que ver. El historiador acostumbraba repetir a sus alumnos un lema sarmientino: "Todos los problemas son problemas de educación".
Aguinaldo y vacaciones
Por medio de la Secretaría de Trabajo y Previsión y del Consejo Nacional de Posguerra, organismos presididos por Perón, se institucionalizó el convenio colectivo de trabajo, que implementó por primera vez el sueldo anual complementario (aguinaldo). De su firma participaron también por primera vez representantes del Estado, de los obreros y de la patronal (decreto 33.202/45).
Al aguinaldo siguieron las vacaciones universales, anuales y pagas, y el reconocimiento de las organizaciones profesionales, la elaboración de los proyectos jubilatorios para trabajadores independientes y empresarios, confirmados por leyes (14.369 y 14.399) del período constitucional.
También en 1944, la Comisión de Servicios Sociales (Dto. 30.655) fue punto de partida de las obras sociales sindicales, donde se estableció la atención médica gratuita, venta al costo de las medicinas, alimentos, ropa y artículos del hogar.
Y como para que todo este cuerpo legal y otras disposiciones más no quedaran en letra muerta, la Secretaría de Trabajo reglamentó las funciones de los delegados sindicales y de las comisiones internas de fábrica. Estas debían vigilar el cumplimiento de los convenios y las mejoras pactadas.

Caída de Perón y detención en la isla Martín García
La férrea oposición logra que Perón sea separado del gobierno y detenido en una isla del Delta. Toda la legislación social y laboral dictada por Perón desde la Secretaría de Trabajo y Previsión fue resistida desde un principio. Los embates llegaron desde la izquierda y desde la derecha. Allí anidaban conservadores, radicales antipersonalistas, socialistas, comunistas, la Sociedad Rural, la Federación Universitaria Argentina, Embajada de EEUU y "señoras y señores de la junta de la victoria".
El 15 de junio de 1945 la "industria y el comercio" protestaron contra la política del gobierno; el 18 de junio fue el turno de la Sociedad Rural; el 6 de agosto comenzó a organizarse la "Marcha de la Constitución y la Libertad"; el 29 de agosto protestó el radicalismo en la Plaza del Congreso, y el 1 de septiembre el PC hizo lo mismo en el Luna Park, en cuyo palco confraternizaron el ultraconservador José Castells y el comunista Rodolfo Ghioldi.
A todo esto, el Ejército, preocupado por la creciente oposición, se acercó a los radicales sabattinistas para adelantar la salida electoral.
El 19 de septiembre se realizó la "Marcha de la Constitución y la Libertad", desde el Congreso hasta la plaza Francia. asistieron 250 mil personas y contó con la adhesión de la embajada de EEUU y de la URSS.
El 23, ya casi en octubre, la FUA ordenó ocupar las universidades de todo el país, mientras la Marina "pide" el alejamiento de Perón y la entrega del poder a la Suprema Corte de Justicia.
El 24 de septiembre estalló en Córdoba una asonada que encabezó el general Rawson.
El 8 de octubre el general Pascual Pistarini, a pedido del presidente Farrell, solicita a Perón su renuncia y en su lugar en el Ministerio de Guerra asume el general Ávalos.
La caída de Perón era irremediable. Tenía todo en contra: Ejército, Marina, Universidad, prensa, políticos, empresarios, ruralistas, estudiantes y sindicatos comunistas.
El 10 de octubre Perón habla por radio al país. Su despedida irrita aún más a sus opositores, y en las primeras horas del 13, un mayor salteño, Héctor D'Andrea, lo detiene para ser llevado a la isla Martín García.
Capacitación obrera, una prioridad del coronel Perón
En 1944 impulsó la creación de escuelas fábrica y técnicas Por un decreto de 1944, Perón impulsó la creación de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional, organismo que después creó en todo el país 166 escuelas técnicas y 208 escuelas fábrica.
Cuando Perón explicó entonces lo de su "hobby" por las escuelitas, dijo algo que 71 años después tiene plena vigencia: "Lo más peligroso para un muchacho de 18 a 20 años es no tener orientado su porvenir; que no sepa lo que puede ocurrir el día de mañana o cuando llegue a viejo. Ese es un problema fundamental a resolver porque de los 400.000 muchachos que entran a la escuela actualmente (1944), solo un 10% asegura su porvenir por el camino de los estudios. El 90% se dispersa después de los 12 años, cuando terminó la escuela primaria, sin porvenir alguno, y eso para mí es la amenaza más terrible contra el Estado y contra la organización social. El que llega a los 30 años sin una orientación quizá se haga cualquier cosa, buscando siempre la línea de menor resistencia en la lucha por la vida; en cambio, un hombre que tiene su porvenir trazado, trabaja todas las horas y solo piensa en producir y vivir honradamente. Yo creo, con toda franqueza, que el porvenir del país está en manos de la clase trabajadora, pero para ello es necesario capacitarla, instruirla en el medio que actúa, de la mejor manera posible, y que no tenga que aprender en el taller, donde aprende mal, tarda mucho y demanda gran sacrificio sin que esté en proporción el esfuerzo con los resultados".
Y fue entonces cuando expuso sus proyectos: escuelas fábrica, de medio turnos y las de aprendizaje, donde los alumnos se instruyan y cobren por su trabajo. Esa propuesta comenzó a ejecutarse de inmediato y se complementó en 1948, con la creación de la Universidad Tecnológica Nacional, concretada por ley nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora