El diálogo de los cuerpos y los gestos

Pino Coviello

El diálogo de los cuerpos y los gestos

Sobre el debate presidencial se dijeron muchas cosas, pero no todo pasa por su contenido, sino también por lo que no se dice, por los juegos del lenguaje y por otros códigos más allá del lingístico.
En la comunicación intervienen otros códigos como el proxémico, que es el manejo del espacio, el kinésico, que es el manejo del cuerpo, y el prosódico sobre el manejo de la voz. Aparte, se encuentran códigos como la sintaxis de las cámaras, los colores, las luces.
Los candidatos no profundizaron los contenidos planteados por los moderadores; en algunos casos -como Malvinas- los ignoraron. Ninguno contestó las preguntas del otro. Estaban más preocupados de cuidar su "paralenguaje" que por el contenido de sus propuestas.
Scioli fue más abstracto, con estilo y léxico típicos del gobernante; Macri fue más tangible a los problemas de la gente (la educación, la cloaca) pero sin manifestar un plan de gestión. Las grandes ausentes, las propuestas.

El escenario

El lugar donde se desarrolló el debate entre Daniel Scioli y Mauricio Macri también es un signo. El escenario fue la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, en el marco de una iniciativa de la organización Argentina Debate.
Los candidatos presidenciales de Cambiemos y el Frente para la Victoria hicieron un minuto de silencio por las víctimas de los atentados cometidos en París y las grandes pantallas digitales detrás de los candidatos mostraron la bandera argentina en los laterales y en el centro, la francesa.
El uso de las cámaras fue muy acertado y muy objetiva la mirada. Se usó primer plano hasta el pecho tanto para los candidatos como para los moderadores. Un movimiento de "vuelo de pájaro" del plano general del Aula Magna permitía ver a la gente que escuchaba pero sin captar las caras y sus gestos, sin diferenciar a nadie. La luz cenital los desfavorecía endureciendo sus rostros y resaltando sus "peladas". Ninguno gesticuló de manera que delatara sus ideas.
Los actores
Macri tuvo la estrategia de no mirar a Scioli cuando le formulaba la pregunta. Scioli usó traje gris con corbata y Macri, traje gris sin corbata, siendo fieles a su estilo, sin innovar en ello.
En recursos retóricos, Scioli hizo uso de la alegoría y el paralelismo, habló del triángulo del progreso y del triángulo del retraso; dijo todo lo que quiere atribuir a la imagen de su adversario Macri a través de la metonimia (reemplazo del término formal por otro que está asociado con él); lo significó con el FMI, con los fondos buitres. Empleó la enumeración: "Tolerancia cero al narcotráfico, blindaje total a la frontera". También evocó dos veces al papa Francisco y dijo que tomó ideas de Sergio Massa.
Macri usó la comparación: "Parecés un panelista de 678"; el estribillo: "hace 4 años que no crece Argentina" y luego, en la segunda mitad del debate, agregó "hace 10 años", "10 años de inacción 10 años negando, mintiendo, diciendo cosas que no son verdades"; imágenes visuales muy fuertes para comparar a Scioli: Zannini, Aníbal Fernández, Milagro Sala, Máximo.
En cuanto a los pronombres: Macri se dirigió a la gente como "vos", en segunda persona. A Scioli se dirigió de manera cercana, como "Daniel".
Scioli comenzó en impersonal y se dirigió a Macri como "el ingeniero Macri", dijo que sus propuestas son un peligro para la Nación. "Quiero decirle al candidato Macri", siempre distante, como si no lo conociera. Esto lo hizo en el primer tema, porque luego se dirigió a Macri en segunda persona y se dirigió a la gente "vos has vivido las consecuencias" y fue a lo emotivo recordando la muerte de su padre; por momentos se volvía a alejar de la gente: "El Estado te tiene que acompañar. Eso es lo que yo represento si ustedes me nombran presidente".
El tono de la voz de Macri fue conciliador: dijo que Scioli no estuvo en el primer debate, intentó hacerlo ver como "un amigo que se dio vuelta" y su tono acompañó a sus palabras: "Daniel: ¿en qué te has convertido?, ¿en qué te han convertido?".
Scioli mantuvo la voz con solidez, con prestancia, pero sin ofender a Macri; solo levantó la voz cuando el tiempo se le había vencido.
En cuanto al ritmo, ambos se mostraban tranquilos, aunque Scioli, al terminarse el tiempo, se imponía con la voz. Macri habló en lapso justo y Scioli se pasó segundos. No hubo mayores connotadores en el manejo del cuerpo. Un hecho significativo se dio al final, cuando entraron sus esposas.
Karina Rabolini se acercó y justo Daniel se dio vuelta, dándole la espalda; no hubo expresión de gran afecto entre ellos. Macri se besó con su mujer efusivamente. Ambas imágenes recorrieron las redes sociales.

Principales frases
Macri pronunció algunas frases contundentes: "Dejá de hacer de vocero mío y decí cuáles son tus propuestas"; "Un gobierno que ha mentido y ha ocultado sus problemas"; "Daniel vos no sos el cambio; vos decidiste ser la continuidad de Zannini, Aníbal Fernández, Milagro Sala, de Máximo"; "¿Mienten o dicen la verdad?"; "Ustedes son un peligro"; "Esta gente es mala"; "Ustedes persiguen". "En ocho años no pudiste cumplir los 180 días de clases"; "Tu preocupación por la niñez, ¿cómo condice con el nivel de abandono en los hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires?"; "Lamento, Daniel, que no intercambiemos propuestas, preferiste el cassete de la mentira, del miedo". El candidato de Cambiemos habló de Boca como ejemplo de organización. "Necesitamos un presidente que hable menos y escuche más, que no haga cadenas nacionales", y terminó con "­Vamos Argentina; vamos todos juntos, Argentina!".
Scioli, a su vez, contraatacó: "Más que discutir estadísticas, me comprometo a derrotar la pobreza"; "Hay un gobierno que termina el 10 de diciembre, debatí conmigo"; "La palabra cambio nos motiva pero cuando se saca el velo aparece el libre mercado". "Y si no podés resolver el tema de los trapitos, ¿en serio creés que vas a poder resolver el tema del narcotráfico?"; "Macri vetó la ley de fertilización"; "Quiere justificar una devaluación y un ajuste"; "Detrás del cambio hay una gran mentira"; "Me preparé toda la vida y estoy convencido de hacerlo bien porque interpreto muy bien a la familia argentina"; "Yo te tengo que defender, compañero trabajador" (no incluye a todos). "O nos tenemos que arrodillar como quiere Macri al juez Griesa".
También dijo: "Yo les garantizo los subsidios". Esto le juega a favor en una parte de la población que integra el voto consolidado del FpV, y en contra de quienes son los indecisos.
Para mucha gente, que esperaba propuestas, ambos quedaron en deuda; en el mensaje de los gestos, los cuerpos y el impacto emocional sí hubo un contenido para quienes aún tienen que decidir su voto. El domingo se sabrá a quién le fue mejor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia