Mientras los preocupados industriales argentinos piensan que la llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos fue lo mejor que les pasó en los últimos meses, para la city financiera porteña, el escenario es diametralmente opuesto.
Con cada hora que pasa, cada vez son más los banqueros, empresarios, dirigentes políticos e industriales que creen que se han activado las obras tendientes a pavimentar el camino que separa "la vieja estación Consenso de Washington" y que en su recorrido tendrá una nueva parada, que algunos proponen llamar "Mandato de Michigan".
En lo que ya empieza a conocerse como "efecto Trump", el dólar se disparó ayer 31 centavos al cotizar a $15,79 para la venta, nivel que no tocaba desde principios de marzo, ante una estancada liquidación de divisas por parte del sector agroexportador.
La fuerte suba se dio en medio de un mercado que registró un incremento en la demanda como método de cobertura en medio de la incertidumbre por el resultado de las elecciones en los Estados Unidos, que dieron al republicano Donald Trump como ganador.
Según un promedio realizado por el Banco Central, la moneda norteamericana operó a $15,43 para la compra y a $15,79 para la venta.
Por su parte, economistas pronosticaron ayer que el dólar cerrará el año en torno a los $16 y que a mediados de 2017 su valor rondará en los $18, aunque aclararon que la incertidumbre y el "temor" por la llegada de Donald Trump al Gobierno de los Estados Unidos impulsa el valor del billete verde.
"La suba del dólar de los últimos días está asociada con la situación que se creó por Trump. Es un movimiento que se vincula con la incertidumbre respecto de cómo van a ser las políticas de su gobierno", evaluó, en diálogo con NA, el economista Gabriel Rubinstein.
"Creo que en los $16 es un valor en el cual se puede estabilizar el dólar. Se vienen semanas y meses volátiles. La situación se va a interpretar mejor cuando se vayan tomando las medidas", estimó.
De este modo, enfatizó: "Si hay un escenario de temor, el dólar va a subir". Mientras subrayó que ve "un cambio de expectativas global".
Según su criterio, "dado que los salarios van a aumentar el año próximo y la inflación será del 22 por ciento, el Gobierno va a hacer todo lo posible para que el dólar no se atrase mucho".
Por su parte, el expresidente del Banco Central Aldo Pignanelli consideró que "el Gobierno tiene previsto para mediados de 2017 un dólar a $18".
Sostuvo que la administración de Mauricio Macri debe buscar "equilibrio".
"Si me endeudo para crecer, está bien, si me endeudo para cubrir gastos, está mal. Ambos extremos están mal", enfatizó, y recomendó: "No apostar a la deuda, al negocio financiero, en vez de la producción". En declaraciones al canal A24, pronosticó que el año próximo "solo se va a recuperar lo perdido este año". Y confió en que "la obra pública se va a poner en marcha, así que, eso va a ayudar".
En tanto, el director de la consultora Elypsis, Eduardo Levy Yeyati, advirtió que "la economía está tardando en arrancar y se demoró más de la cuenta".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 20 días

Se disparó???? Nada que ver, subió una nada, normal ante semejante noticia en el país del norte.


Se está leyendo ahora