El dólar retrocedió con fuerza hoy a $14,65, su menor valor en un mes y medio, de acuerdo con el promedio en agencias y bancos del microcentro porteño, mientras las reservas cerraron en 29.104 millones.
El billete verde cerró la jornada con un descenso de 17 centavos y, de ese modo, en dos días el precio se hundió 48 centavos y se ubicó en su mínimo desde el 5 de febrero, cuando cotizó a $ 14,55.
En el mercado mayorista, sin que se registre intervención del Banco Central, la divisa cayó nueve centavos a $ 14,41.
El mayor ingreso de divisas por parte de exportadores y la suba de tasas del Banco Central representan los factores que presionaron a la baja el tipo de cambio.
La cotización que diariamente informa el Banco Nación también actúa como un elemento que presiona a la baja el valor del billete norteamericano.
Este martes la entidad oficial lo terminó vendiendo a 14,50 pesos, el menor valor de la plaza porteña.
Según operadores locales, los agroexportadores aparecieron liquidando sus divisas más intensamente que en ruedas previas, porque ven que el dólar pierde terreno diariamente.
La tónica bajista en el mercado minorista fue producto también del descenso en la plaza mayorista, donde la divisa operó a la baja la mayor parte de la jornada.
"No es que van a llover dólares. Obviamente no es suficiente que no haya impedimentos, tiene que haber incentivos. El tema de la credibilidad es importante, es algo que de a poco tenemos que ir adquiriendo", consideró el economista y expresidente del Banco Central, Mario Blejer.
El "contado con liquidación", tipo de cambio implícito en transacciones bursátiles con bonos y acciones argentinos en la plaza local y el exterior, se pactó a 14,38 pesos, con un recorte de 4 centavos.
El dólar marginal también operó en descenso y registró una caída de 18 centavos, para terminar en 15,34 pesos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


carlos  mena
carlos mena · Hace 8 meses

y cuando bajan los insumos,los electrodomesticos.la verdad ya no se puede comprar una mierda


Se está leyendo ahora