Sol Peralta quien junto a su familia protestó en las puertas del Sanatorio Privado Aconcagua, denunció que la clínica le entregó el 23 de agosto (en su semana número 37 de embarazo) una ecografía que mostraba cómo avanzaba la gestación de mellizos en su vientre.
Sin embargo, el día del alumbramiento, el 19 de septiembre, el centro de salud sólo le entregó a Lucas, un varón, pero nunca a Martina, la niña.
La madre de la joven, María Sandra Tula, quien la acompañó de cerca hasta la puerta del quirófano, ratificó en Radio Universidad lo que contó de su hija a Canal 10 y aseguró que la ecografía fue realizada en el mismo sanatorio donde se desarrolló la intervención.
"Yo sentí que se movían los dos. No hay un error, lo vimos. Es un dolor muy grande. Nos dijeron que sacaron uno y no había otro bebé. No vino otro bebé", dijo la madre de la menor. "Yo sentí que se movían los dos. No hay un error, lo vimos. Es un dolor muy grande. Nos dijeron que sacaron uno y no había otro bebé. No vino otro bebé", dijo la madre de la menor.
"Me hicieron la cesárea y me entregaron a Lucas. Me falta mi nena. Ellos habían sacado uno solo y no sabían que había pasado con el otro", recordó la mamá de la adolescente.
Ante este hecho, la denuncia que realizó la madre de la joven recayó en la fiscalía a cargo de José Bringas, quien ordenó el secuestro de historias clínicas, cámaras de seguridad y pidió el resguardo de la placenta sobre la que trabajarán peritos para determinar si hubo o no dos fetos en su interior.
Embed
En tanto, un equipo interdisciplinario ya está trabajando para redactar un informe que sería determinante para definir si se trata de un caso de desaparición de bebé o un error de la clínica al efectuar la ecografía.
Según fuentes judiciales, el informe estará listo y a disposición del fiscal entre hoy o los primeros días de la próxima semana.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora