Con unas trescientas personas por día agolpadas en la guardia del hospital San Vicente de Paul de Orán, en el marco del brote epidemiológico de dengue que alcanza cifras no esperadas por el equipo de salud, los médicos y especialistas afinan las estrategias. Aún así, el hospital está desbordado y los reactivos para realizar una de las pruebas que confirman la enfermedad se agotarán mañana.
Los oranenses reclaman más médicos para que atiendan a las decenas de personas que esperan en los pasillos con síntomas compatibles con el dengue; que los análisis en el laboratorio se agilicen y que haya más reactivos de los que sirven para confirmar o descartar la enfermedad.

Embed
Liliana Canini, gerenta del hospital de Orán, le dijo a El Tribuno que a seis fallecidos en la provincia las pruebas de dengue les dieron positivo, pero agregó que varios tenían enfermedades preexistentes que generaron complicaciones. Ayer se conoció otra muerte que estaría relacionada con el virus.
"Tenemos reactivos para la primera prueba que se le hace a los pacientes, NS1, hasta el martes", expresó Canini. Se trata de un antígeno que sirve para detectar infecciones en los primeros días del curso del dengue, que tiene un ciclo de diez días, aproximadamente. Este estudio permite conocer si el virus está en la sangre. Esta primera confirmación, que se debe realizar hasta el quinto día del curso de la enfermedad, es una prueba confiable que ayuda al médico a prevenir el desarrollo de un dengue grave.
Para ver el video en 360º hacé clic en el título del video
Embed
Con el aumento de los casos, los pacientes deben seguir un circuito que se inicia en la guardia del hospital. El médico que los recibe, a partir de una serie de preguntas, puede discriminar en primera instancia si los síntomas están relacionados con dengue o si, por ejemplo, sufren una enfermedad de las vías respiratorias.
El siguiente paso es en el consultorio de febriles, donde hay una fila larga de personas que aguardan que los controlen y les hagan un ficha. Entonces deben esperar al médico. Luego el profesional que los atiende les solicitará un análisis de sangre, un hemograma.
Marcelo Quipildor, infectólogo del hospital San Vicente de Paul a cargo del consultorio de febriles, explicó que en un primer momento, además del hemograma se pedía la prueba del NS1 a todos los pacientes durante los primeros días de la enfermedad. Como aumentaron los casos, y hay un contexto de brote en la ciudad de Orán, esa prueba no se hace a todos.
Si un paciente tiene síntomas compatibles y el médico sabe que sus vecinos o familiares tuvieron dengue, no hace falta el análisis del NS1. Se confirma que es la enfermedad, en este caso, por nexo epidemiológico positivo.
Entonces, ¿por qué sería importante tener o no reactivos de la prueba NS1, si todos los que tienen síntomas se presume que tienen dengue? Quipildor lo explica: "Sería para determinar si tenés o no el virus en la sangre. La prueba del NS1 te mide eso. Es más confiable que la segunda prueba que estamos haciendo ahora, que se llama Mac Elisa, de la que sí hay stock. Y, mucho más confiable que el hemograma".
La prueba Mac Elisa (IgM) o prueba de anticuerpo del dengue es útil para confirmar el diagnóstico. Se debe practicar en los pacientes a partir del séptimo día de enfermedad.
Canini comentó que esta prueba está dentro de las líneas de acción establecidas. Según explicó, a partir del sexto día de la enfermedad se hace la prueba IgM a través de una muestra de sangre que se saca a la mañana. El resultado está al mediodía. Todos los días la gerenta recibe una lista de aquellos que tienen cuadros febriles compatibles con dengue a quienes se les practicó dicha prueba y sus resultados. "Esa información se la pasamos al intendente", expresó la gerenta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...