El salteño Guillermo Pastore (48) partirá hoy rumbo a Medio Oriente, donde tiene proyectado realizar un estudio sobre la dramática situación por la que atraviesan los cristianos en la región.
En diálogo con El Tribuno, Pastore contó que visitará Jordania, Turquía e Israel.
En este punto, vale la pena recordar que en los últimos años, fundamentalmente a causa de la invasión a Irak, el estallido de la guerra civil en Siria y el surgimiento de grupos extremistas como Al Qaeda y el Estado Islámico (ISIS) se profundizó la persecución a las confesiones no musulmanas en esa región.
Guillermo, quien se dedica al rubro turismo y es estudiante de periodismo, no viajará solo sino que integrará un equipo de becarios de la Fundación Tesa (Taller de Economía Sustentable Ambiental), una ONG, que entre otros aspectos, promueve la interacción entre latinoamericanos y ciudadanos de Medio Oriente respetando la diversidad de opiniones, creencias e historia.
En ese marco, Tesa impulsa tareas de campo para facilitar una comprensión más amplia e integral de la relación histórica entre árabes, israelíes y cristianos, y de los conflictos zonales.
La delegación
Al objetivo general de este viaje de 13 argentinos y un uruguayo a la zona de conflicto, se sumará la aspiración personal de Guillermo, que es la de concluir este proyecto con un material que pondrá, según adelantó, a disposición de todos los salteños y organizaciones que lo requieran.
La tarea a punta a hacer un relevamiento de la situación de los cristianos en la zona, en momentos de un recrudecimiento de los enfrentamientos entre israelíes y palestinos, y de un nivel de conflictividad creciente en Siria que afecta la estabilidad de toda la región.
"La agenda prevé reuniones con funcionarios y líderes religiosos de los países que visitaremos. También con representantes de las principales universidades de la zona", contó Guillermo, quien ya tiene las valijas listas para partir.
En barrio Alto la Loma, de Salta Capital, esperarán el regreso su mujer Natalia, quien es médica, junto a su hijo de dos años. El retorno de los becarios de Tesa está previsto para fines de noviembre.
"El viaje está consensuado a nivel familiar. Cuento con todo el apoyo de mi mujer que comparte también mi interés por estos temas", aseguró Guillermo, quien vivió en Israel en 2002/2003.

Una problema complejo
Medio Oriente es una de las regiones geopolíticas más inestables del planeta. Al mismo tiempo, su dinámica es una de las menos comprendidas. Al ser una encrucijada de diversas civilizaciones y culturas, la zona representa un desafío y exige un esfuerzo de entendimiento que sólo es posible desde el conocimiento del "otro" y del diálogo.
Cuna de las tres grandes religiones y escenario de conflictos que afectan de alguna manera a todo el mundo, Medio Oriente plantea la necesidad de acrecentar el número de personas dispuestas a entender a fondo su problemática y contribuir, desde su ámbito de referencia, a construir el diálogo por la paz y el entendimiento de los pueblos.
Por esa razón, la Fundación Tesa, presidida por Susana Pesis, desarrolló un programa de Formadores de Opinión para la Paz cuya actividad apunta a generar experiencia de campo, llevando a la región a grupos de becarios que pueden tener un contacto directo con el complejo tablero que propone la región. La agenda, permite que puedan establecerse vínculos relacionados con actividades específicas abriendo el campo de acción de cada persona en sus respectivas capacidades y proyecciones.
En este marco, Guillermo participará de jornadas académicas en las universidades Koc de Estambul (Turquía), Amman (Jordania), de Tel Aviv y la Hebrea de Jerusalén (Israel). En ellas se abordarán temáticas relacionadas a la economía, producción, geopolítica, situación militar, lucha contra el terrorismo, incidencia de las distintas potencias regionales, etc.
En lo relativo a la situación de conflicto, también se llevarán a cabo reuniones con corresponsales de guerra y asociaciones humanitarias, es decir, actores directos de la problemática en Medio Oriente.

Una región insegura
Entre el Mediterráneo y el Golfo Pérsico hay una sociedad predominantemente árabe de 200 millones de personas. Los cristianos hoy constituyen el 5% de la población, mientras que a principios del siglo XX era del 20%.
Después de la creación del Estado de Israel, de la guerra del Golfo y los conflictos en Irak y Siria, los cristianos en la región serían unos 12 millones y para 2020 bajarían a 8 millones. En Turquía, en 1900, eran 3 millones. Hoy sólo quedan algunos miles. En Siria representaban un tercio de la población (S. XX); ahora, el 8%. En Irak, el 70% de los cristianos dejaron el país. En 2003 eran 2 millones, hoy solo, 300 mil

"La crisis mina la presencia cristiana"
Hace pocos días, el papa Francisco recordó la dramática situación que viven los cristianos en Oriente Medio, especialmente en Siria e Irak, y llamó a la comunidad internacional a trabajar por la paz.
"Que Dios calme las heridas de la guerra, para que ninguno se desanime en este momento en el que los clamores de la violencia parecen superar las oraciones por la paz. El odio fanático del terrorismo provoca una fuerte hemorragia de fieles que se alejan de las tierras de sus padres", dijo el Santo Padre.
Francisco agregó: "Rezo para que los cristianos no sean obligados a abandonar Irak y Oriente Medio y los exhorto a trabajar de manera incansable como constructores de unidad en Irak, favoreciendo el diálogo, la colaboración, a resanar las divisiones e impidiendo que surjan otras. Para que la tan ansiada paz pueda surgir en el horizonte de la historia y así los dramas trágicos infligidos por la violencia dejen lugar a un clima de convivencia recíproca".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora