Tres de los cuatro hijos del empresario Lázaro Báez, quienes deben declarar la semana próxima ante la Justicia, llegaron ayer a la madrugada a Buenos Aires y fueron escrachados en Aeroparque.
Leandro, Luciana y Melina Báez arribaron pasadas las 5.30 al Aeroparque metropolitano sin realizar declaraciones a la prensa. "Ladrones", "Chorros", "Corruptos" y otros fuertes insultos fueron algunos de los gritos que recibieron por parte de un grupo de personas que los reconocieron en el aeropuerto.
"¡Devuelvan la plata que nos robaron!", vociferó un hombre ante la mirada fija de los tres hermanos, que no respondieron a las agresiones y se metieron rápidamente dentro de un auto.
El dato curioso es que en el mismo vuelo proveniente de Río Gallegos viajaba el diputado Máximo Kirchner, quien aseguró que se trataba de una casualidad y que "no sabía que viajaba con ellos".
"Siempre viajo en el mismo vuelo. No pude hablar, pero no por nada en particular sino porque quería descansar", explicó. "Cristina está muy bien", respondió ante la consulta acerca de la expresidenta de un periodista.
Los jóvenes están citados para prestar declaración indagatoria ante la Justicia entre el 4, 6, 7 y el 11 de julio, en el marco de la causa por lavado de dinero en la que su padre está detenido.

Denuncian persecución

Los cuatro hijos del empresario Lázaro Báez denunciaron ayer ser víctimas de "hostigamiento" por parte de al menos unos 20 policías de civil que los siguen a diario, tanto en Río Gallegos como en la Capital Federal.
Fuentes con acceso a la causa señalaron que la defensa de Leandro Báez, a cargo de Santiago Viola y Claudia Balbín, denunció hostigamiento y persecución de los hijos del empresario, quienes fueron citados a indagatoria por presunto lavado de dinero para los próximos días.
No obstante, fuentes judiciales informaron que desde el juzgado se instó a seguir un protocolo de seguridad para realizar un seguimiento, tal como ocurrió con el empresario Báez al ser detenido.
Los abogados acusaron que no consta una orden dispuesta por Casanello para realizar 'un seguimiento personal de cada uno de los imputados en cada movimiento que realicen y si hubiera sido así, tampoco se entienden los motivos".
En el escrito, acusaron que al menos una flota de 20 policías federales, vestidos de civil, les realiza un "seguimiento constante que terminaba por asustar" a los cuatro hijos de Báez y que es a todo momento, incluso "cuando van al colegio a llevarlos o a realizar tareas cotidianas".
En ese sentido, recordaron que los hijos no están procesados excepto Martín, quien lo está por dos hechos de lavado de dinero, y critican a Casanello por la decisión de ordenar las tareas de vigilancia.
El escrito lo presentaron en el incidente de recusación de Leandro Báez contra Casanello, a quien acusan de direccionar la investigación al investigar sólo a la familia y no así a los exfuncionarios, como ser la expresidenta de la Nación Cristina Kirchner, imputada en esta causa junto a Ricardo Echegaray.

Con otra identidad

Tras arribar al Aeroparque metropolitano, los hijos de Báez se dirigieron al Trianon Residence, ubicado en la avenida Callao 1869 de esta capital, adonde permanecen recluidos.
Leandro (26 años), Luciana (36) y Melina Báez (28) fueron citados a prestar declaración indagatoria en el marco de la causa en la que se investiga a su padre y a su hermano Martín, entre otros, por presuntas maniobras de lavado de dinero, luego de que se les detectaran cuentas radicadas en Suiza por al menos 25 millones de dólares.
En las puertas del hotel, ubicado en el barrio porteño de Recoleta, estaban apostados ayer, desde muy temprano, dos policías de civil, un efectivo de la Policía Federal y un móvil de la Federal, a unos 50 metros.
El Trianon Residence es un establecimiento cuatro estrellas en el que la habitación cuesta unos 120 dólares la noche por persona.
Allí, un trabajador del hotel confirmó que tres de los hijos del detenido empresario santacruceño se encontraban desde ayer a la mañana en el lugar, aunque alojados "con otra identidad para no ser molestados por la prensa".

escrache a marijuan.jpg
Guillermo Marijuan y Mauricio D'Alessandro en la cancha. 

" id="1176806-Libre-264028186_embed">
Guillermo Marijuan y Mauricio D'Alessandro en la cancha.


El fiscal Marijuan y la foto: “No tengo que dar explicaciones”

Salió a hablar sobre su asistencia a la final de la Copa América. El fiscal Guillermo Marijuan salió ayer al cruce de las críticas por las polémicas fotos presenciando la final Argentina-Chile de la Copa América de fútbol acompañado de dirigentes políticos vinculados al Frente Renovador y al PRO, y dijo que no tiene que “dar explicaciones”.
“No tengo nada que decir. Voy a volver a ir a la cancha todas las veces que tenga ganas”, sostuvo el fiscal que investiga la llamada “ruta del dinero K”, al tiempo que precisó que no le parece “nada malo hacer algo durante un momento de tranquilidad y en un día inhábil”.
“Me parece que no tengo que dar explicaciones de lo que hago en un día donde todos tenemos que descansar”, apuntó en declaraciones a Radio La Red en medio de la polémica por las imágenes que lo muestran en Estados Unidos acompañado por el abogado y exlegislador massista Mauricio D’Alessandro, el diputado provincial por el FR Ricardo Lissalde y el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro.
Si bien el fiscal reconoció que mantiene relaciones con varios referentes del PRO y del Frente Renovador, manifestó que esos vínculos no influyen para nada en su labor como fiscal, ya que precisó que son “amigos” desde hace muchos años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...