En cualquier rincón de Santiago del Estero sentarse a comer está lejos de ser un trámite. Alimentarse por estos pagos también es celebración, por eso en lo cotidiano este pueblo conjuga su identidad con los sabores, traspasando el espíritu festivo a la mesa. Cada plato es una amalgama de sabores y culturas que se expresan y degustarlos es un ritual que siempre viene acompañado de algún cuento o una leyenda.

Menú ancestral
La dieta de los pueblos originarios que dieron génesis a esta cultura sigue latente, como la de aquellos que se mixturaron con la colonia.
Oriental
No faltan las recetas de la cultura árabe, presente en la provincia desde la primera ola migratoria.
Gran variedad
Patay, arropes, bolanchao y alhoja se mezclan con esa fruta exótica llamada tuna que irrumpe en verano, o los peces a lo largo del Río Dulce.
tore3.jpg

Mixtura
Los viajeros caen rendidos ante las empanadas con ají del monte, las combinaciones españolas y turcas, y la identidad latinoamericanista.
Corredor gastronómico
En la Av. Roca se ofrece la mejor oferta en parrilla y comida gourmet, al igual que los restaurantes de los hoteles que brindan servicios al público.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora