Con el presupuesto municipal aprobado el viernes pasado, el Concejo Deliberante de la ciudad le dio el nuevo intendente, Gustavo Sáenz, las herramientas necesarias para que pueda afrontar sin condicionamientos su primer año de gestión.
A excepción del Partido Obrero, los ediles de los otros cuatro bloques políticos, recién asumidos, consideraron necesario darle un voto de confianza a la nueva administración y, por eso, no pusieron ninguna objeción al proyecto original.
Sáenz prevé contar con recursos propios para cubrir los salarios y así evitarse problemas gremiales, además de ejecutar obras y cumplir con la prestación de los servicios esenciales. También podrá contraer, de ser necesario, préstamos en el mercado financiero local e internacional o captar fondos mediante la emisión de títulos públicos de la deuda municipal.
En materia de recursos corrientes, se prevén ingresos tributarios por un monto de $1.905.129.830 y por ingresos no tributarios de $68.788.327. Esto da como resultado un total por todo concepto de $1.973.918.157. Dentro de este marco, los grandes esquemas del presupuesto son los gastos corrientes. En tal sentido, el mayor porcentajes de erogaciones estará como siempre destinado al rubro personal con un moto de $945.526.015; el de servicios no personales, por $717.545.323 y de obras públicas por $282.611.979.
Lo que se advierte en el presupuesto es que la suma de los impuestos y tasas municipales casi iguala el monto de lo que la Municipalidad percibirá en concepto de coparticipación provincial y nacional, que será de $917.912.621. Con esto, el intendente se asegura contar con recursos propios para el pago de los salarios a los 5.837 trabajadores. Los números también indican que se pondrá en marcha una agresiva campaña de cumplimiento a las ordenanzas, ya que prevé el cobro de multas por un monto superior a los 45 millones de pesos.

En detalle
Las principales consideraciones del texto El artículo 5 establece que el Ejecutivo municipal podrá realizar modificaciones al plan de obras públicas descripto, debiendo en todos los casos informar al Concejo Deliberante.
El artículo 11 faculta al intendente y a la presidencia del Concejo Deliberante a realizar reestructuraciones o transferencias en los créditos presupuestarios que se tomen. En tal sentido, no se podrán realizar aumentos de créditos que no estén debidamente compensados con disminuciones en otros, o en su caso, se encuentren debidamente financiados. Es decir no podrán alterar el resultado equilibrado del presupuesto, tampoco realizar transferencias de los créditos.
$73 millones
Esto es lo que la nueva administración de la ciudad espera recaudar en concepto de impuestos de origen municipal durante el período 2016.
$781 millones
Corresponde a las tasas municipales. Se trata del ingreso más importante que percibe la intendencia anualmente en materia de tributos.
$917 millones
Según las estimaciones presupuestarias, este es el monto que ingresará al municipio por impuestos de origen provincial y nacional.
$69 millones
Ese monto es de los denominados ingresos no tributarios, que corresponden a los rubros derechos, concesiones, multas y otros.
2.158 millones de pesos es el monto total del presupuesto municipal correspondiente al ejercicio 2016. El proyecto fue aprobado sin modificaciones el viernes pasado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora