El brazo egipcio del grupo yihadista Estado Islámico (EI) afirmó ayer en Twitter haber derribado el avión ruso que se estrelló en el Sinaí, en el este de Egipto, causando 224 muertos.
Sin embargo, varios expertos militares consultados por la prensa consideran que los combatientes de esta rama del EI, que tiene su bastión en el norte del Sinaí, no disponen de misiles capaces de alcanzar un avión a 30.000 pies.
Sin embargo, no excluyen la posibilidad de que hubiera una bomba a bordo o de que el avión fuera alcanzado por un cohete o un misil si perdió altura tras una falla técnica.
"Los soldados del Califato lograron abatir un avión ruso en la provincia del Sinaí, que transportaba a más de 220 cruzados, y todos murieron", afirmó el grupo extremista en un comunicado colgado en sus cuentas de Twitter, en las que asegura actuar en represalia por la intervención militar rusa en Siria.
En el comunicado, el EI dijo haber actuado en represalia a los "decenas de muertos (causados) a diario por los bombardeos" de los aviones rusos en Siria, donde el EI controla amplios territorios que se expanden a la vecina Irak.
Desde la destitución por el ejército egipcio del presidente islamista Mohamed Mursi, en julio de 2013, los yihadistas multiplicaron los atentados contra las fuerzas de seguridad, en especial en el norte de la península del Sinaí, donde cientos de policías y soldados murieron en ataques.
La caja negra
Por otra parte, ayer Egipto informó que recuperó la caja negra del avión ruso que se estrelló ayer en la península de Sinaí.
"La caja negra (que registra los datos de vuelo y las comunicaciones) fue recuperada de la cola del avión y ha sido enviada para ser analizada por los expertos", señaló, por otra parte, la oficina del primer ministro Sharif Ismail.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora