Atentados coordinados en el aeropuerto y el metro de Bruselas dejaron ayer al menos 34 muertos y 200 heridos, en un nuevo golpe reivindicado por el Estado Islámico (EI) en el corazón de Europa y a cuatro meses de los atentados de París.
Dos explosiones se produjeron en la zona de salidas del aeropuerto internacional de Zaventem, al nordeste de la capital belga, con un balance de al menos 14 muertos y 96 heridos, informaron los bomberos.
Una de ellas la habría provocado "un kamikaze", precisó el fiscal federal de Bélgica, Frederic Van Leeuw. Una tercera bomba en el aeropuerto no llegó a explotar y posteriormente fue detonada bajo control por los servicios de seguridad.
Otra explosión en el metro de Bruselas, en la estación Maalbeek, en pleno corazón del barrio europeo, dejó "probablemente" unos 20 muertos y 106 heridos, señaló el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur.
"Temíamos un atentado terrorista y sucedió", dijo el primer ministro Charles Michel en una conferencia en la que pidió a la población "tranquilidad y solidaridad" y en la que calificó a los atentados de "ciegos, violentos y cobardes".
Los atentados fueron reivindicados en un comunicado del grupo Estado Islámico difundido en internet: "Una célula secreta de soldados del califato (...) llevó a cabo un ataque contra el estado cruzado de Bélgica, el cual está luchando contra el islam y su pueblo", afirmó.
Más temprano la agencia de noticias Aamaq, vinculada a EI, había afirmado que "combatientes del Estado Islámico llevaron a cabo una serie de atentados con cinturones explosivos y dispositivos el martes contra un aeropuerto y una céntrica estación de metro de la capital belga Bruselas".
Las explosiones tuvieron lugar tras la detención el viernes en Bruselas luego de cuatro meses de fuga de Saleh Abdeslam, principal sospechoso de los ataques terroristas de París en noviembre pasado que dejaron 130 muertos.
La policía difundió una foto de los sospechosos captada por las cámaras de seguridad del aeropuerto y que muestra a tres hombres empujando carros de valijas.

Disparos y gritos en árabe

El techo "se cayó, había olor a pólvora", contó Jean Pierre Lebeau, un francés que acababa de llegar desde Ginebra, al referirse a las dos explosiones casi simultáneas en el aeropuerto poco después de las 8.
"Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión", dijo a su vez Alphonse Lyoura, quien trabaja en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África.
"Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda", agregó, con las manos aún ensangrentadas.
"Ayudé al menos a siete heridos. Retiraron cinco cuerpos que ya no se movían", continuó explicando que "muchos perdieron las piernas".
En imágenes televisadas podían verse escenas de pánico, con cientos de pasajeros huyendo de la terminal de la que salían columnas de humo, y ventanas destruidas. Por la tarde, la policía difundió una foto de los sospechosos captada por las cámaras de seguridad del aeropuerto, que permanecerá cerrado hasta el jueves.

Horror en el metro

Cerca de una hora después de las explosiones en la terminal aeroportuaria se produjo otro estallido en una formación de metro detenida en la estación Maalbeck, en el corazón del barrio de las instituciones europeas, cuando otra formación ingresaba en la estación en sentido contrario.
El alcalde Mayeur afirmó que la situación en el metro era caótica, con un trabajo importante para identificar a las víctimas y un balance provisorio.
"La explosión fue muy violenta, al punto que se derrumbaron tres muros en un estacionamiento subterráneo situado debajo de la estación", dijo un portavoz de los bomberos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Perez Jose Alberto
Perez Jose Alberto · Hace 8 meses

Che, uno observa que no tienen la misma repercución cuando los atentados y muertes son en afganistán, turquía, irán, etc. Hace falta que Dios nos mande una plaga para que la gente aprenda que todos somos iguales y, especialmente, para que desaparescan los medios de comunicación monopólicos y sus periodistas ¿¿ que razón hay para discriminar entre unos y otros??


Se está leyendo ahora