Al mal estado de la ruta provincial 3, que conecta por el Este a Salta con Santiago del Estero, se suma el calamitoso estado de la ruta provincial 31, que une la ruta 34 (a la altura de Copo Quile) con la ruta 16 (en El Galpón) y se conecta también con la ruta provincial 45, que va de Metán hacia el límite con Santiago del Estero. Es una arteria paralela a la ruta Nacional 34 y que es muy utilizada por los agricultores de la zona para sacar la producción.
Esta ruta es uno de los grandes corredores productivos del sur provincial. "Estamos cansados de la falta de respuestas a los pedidos de arreglos en ese camino", protestaron un grupo de productores y vecinos de esa zona ubicada al Este del departamento rosarino.
Los productores coincidieron en destacar que el trabajo que siempre hizo la gente de Vialidad fue precario, pero lo más preocupante es que hace años que nadie ingresa con equipos viales para arreglar la ruta 31, para realizar un trabajo más de fondo y poder así recuperar una histórica vía de comunicación, que beneficia a los hombres del campo y a la producción en su conjunto.
Si bien la misma había sido recuperada hace cinco años, su falta de mantenimiento en este tiempo llevó a que la traza se vaya deteriorando de a poco hasta quedar prácticamente intransitable, como está hoy.
Manuel Pineda, uno de los tantos productores de Rosario de la Frontera que a diario circula por esa ruta, manifestó a El Tribuno: "Repararla significaría incorporar a la producción a los campos colindantes a la traza, que hoy están aislados, puesto que contamos con fincas dentro del troncal de la ruta 31, a las que resulta difícil hacer ingresar un camión o bien sacar la producción".
"Pedimos que nos den una solución definitiva a esta problemática, no solo de la 31 sino también de las provinciales 3 y 45, que están en Metán y conectan con la 31".
Por el estado de la ruta es imposible transitar con normalidad hasta con tractores. "Los que nos animamos debemos tomar todos los recaudos y corremos riesgos de accidentes y sufrimos la consecuente pérdida de tiempo. Nuestros trabajadores también corren riesgos".
Sin embargo, los años pasan, las promesas de los políticos, en especial los legisladores, siguen siendo solo eso, promesas. "A veces la ruta nos da una sorpresa, como por ejemplo la semana pasada, mi camioneta cayó en un zanjón que se formó por la erosión que provocó el agua en el camino. Gracias a Dios no sufrimos consecuencias personales, solo daños en el vehículo", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora