"En la Universidad de Nacional de Salta había infiltrados que estaban en contra de las ideas de izquierda y uno de ellos era Eduardo Barrionuevo", expresó Carlos Eugenio Puga, decano de la Facultad de Ciencias Exactas, durante el testimonio brindado ayer en el juicio por la megacausa de la UNSa II en el Tribunal Oral Federal. El docente se refirió en estos términos al rol que desempeñó el exdiputado del PJ del que dijo que se inscribió como estudiante en el marco de un programa de estudios que la universidad habilitó para personas mayores de 25 años que no habían terminado la secundaria. "Ese programa posibilitó que ingresara mucha gente que no necesariamente se inscribía para estudiar, sino para espiar las actividades de los estudiantes y ese era el caso de Barrionuevo", aseguró a El Tribuno tras brindar su testimonio. Puga fue citado como testigo por el caso del secuestro y desaparición del estudiante de la UNSa Carlos Humberto García y su esposa Nora Ester Saravia, cuyos rastros se perdieron el 13 de agosto de 1976. "Esa noche ellos cenaron en mi casa y con mi esposa los acompañamos hasta la casa donde vivían con su pequeña hija. Al otro día me llamó el padre de Nora y me contó que personas desconocidas le dejaron la nena", contó el docente. Y agregó: "Nunca más los volvimos a ver". Dijo que por la actividad que desarrollaba en Grupo Universitario de Trabajo (GUT), recibió amenazas en su trabajo y que luego de la desaparición de la pareja amiga se fue de la provincia. "Por esta situación recién pude terminar la carrera de ingeniería química en 1983", dijo. Puga contó que fue testigo del secuestro y desaparición de Pedro José Tufiño Ruiz, otro estudiante de la UNSa. "Tufiño vivía en una torre contigua a la mía en el barrio Casino y observé cuando una noche lo sacaron del departamento y lo cargaron en una camioneta", indicó.
Según el profesor Puga, Barrionuevo era un persona violenta. "En algunas asambleas llegó a exhibir armas", aseguró.
Ana Laura Cruz también aseguró que presenció el secuestro del estudiante Tufiño, quien cursaba la carrera de Ciencias Económicas. "Yo vivía en el departamento de al lado y escuché el golpeteo de las pisadas por la escaleras. Luego sentí que lloraba un bebé y gritos. Con mucha cautela me asomé por la ventana y vi cuando lo sacaban al muchacho. Hacía frío y las personas estaban con ponchos", recordó. Dijo: "Yo pensaba que venían por mí, porque día antes la policía nos había allanado la librería Rayuela, y se llevaron detenido a uno de mis socios que era estudiante de filosofía en la UNSa". Y continuó la mujer: "Se vivían cosas raras, tenía un hijo de 8 años, y como no podía quedarme sentada esperando a que me pasara algo me fui al exterior".
En la audiencia de ayer también declaró Verónica Inés Machaca, prima del contador Raúl Humberto Machaca, quien desapareció el 29 de noviembre de 1976 cuando se dirigía a la UNSa donde era profesor de la cátedra de Economía. "Era un muchacho muy estudioso y estaba juntando dinero para irse al exterior", expresó la mujer quien brindó su testimonio por el servicio de videoconferencia desde la provincia de Jujuy. "Su madre lo buscó mucho y hasta que se murió abrigaba la esperanza de encontrarlo con vida", recordó
Planteo rechazado
a Adiunsa
El Tribunal no hizo lugar a un planteo del gremio docente de que el juicio sea anulado porque no pudo participar como querellante.
Preclusión
De acuerdo con el dictamen del Tribunal Oral, Adiunsa no formuló en tiempo y forma el requerimiento de elevación a juicio de las causas.
Representante
En los casos que se están ventilando, la Universidad Nacional de Salta está representada como querellante a través de la abogada Tania Kiriaco.
Fiscalía
El Ministerio Público estuvo ayer representado por el fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, Carlos Martín Amad

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora