El debate en Salta sobre políticas públicas dio lugar a que jóvenes universitarios con vocación de liderazgo e incipiente trayectoria internacional pusieran el dedo en la llaga sobre los problemas cruciales de un país que acarrea años de retroceso.
La presencia de Jóvenes Iberoamericanos permitió retomar el concepto incorporado en el acotado repertorio de la oratoria política y demostrar que, ni en el país ni en la provincia, hay "políticas públicas". La panelista María Eugenia Biffi, de Ribeirao Preto, Sao Paulo, Brasil, formuló una exposición teórica muy ilustrativa y que muestra la fragilidad de los partes de prensa oficiales. "El éxito de una política pública se verifica cuando eliminan las causas que le dieron origen y sentido. Es la herramienta para cambiar a la sociedad. Requiere un diagnóstico que identifique los problemas, seleccione las decisiones, defina metas y objetivos y se transforme en política institucional, de Estado, que trascienda a los gobiernos", dijo Biffi, y agregó: "Es indispensable la participación ciudadana y no hay políticas públicas si todo queda en el papel". O en el parte de prensa, agregaríamos.
Del capítulo juvenil de la Cumbre de Políticas Públicas participaron Facundo Feres (Salta), Facundo Lozano (Tucumán), Tanya Bettoni, de Aiesec, Paraguay, Gonzalo Nerón, Agustín Fernández Jiménez, Milagros Martínez, Maximiliano Paz, Alberto Ceretti (Argentina) y Marcelo Cañete (Paraguay.
Además, la Fundación Buenos Hábitos, y la Organización Argentina de Jóvenes para las Naciones Unidas, estuvo representada por Macarena Aucapiña (Salta).

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora