Desde la renuncia de Lío Messi a la Selección Argentina tras la derrota con Chile en la Copa América, pasó de todo. Pasaron chicos llorando; grandes criticando; redes ardiendo en hashtags suplicantes: #NoTeVayasLío; largas columnas de reflexiones, análisis y profesías... Pasó de todo, hasta el dolor de mirarnos frente al espejo del exitismo impreso en el gen argentino sin querer reconocernos. La oportunidad de decidirnos a soltar las cosas que empobrecen a la Argentina como sociedad y a cada argentino como persona, siempre está a mano... pero no, todavía preferimos pensar que Messi no tiene derecho a renunciar, a elegir soltar; todavía le cargamos impunemente la responsabilidad de nuestros sueños de copa frustrados; preferimos poner a los chicos a llorar y suplicar en videos como si no hubiera futuro después de ésto. ­Patrañas! en un país acediado por las necesidades, donde el alimento y la educación no llegan a todos lados, la pregunta es ¿en qué cambia la vida si Messi deja la Selección? En Salta, entrenadores de escuelas infantiles de fútbol se expresaron en este sentido y unánimemente reconocieron a Messi como un verdadero astro, ejemplo por su habilidad y carisma; y para sorpresa de la mayoría, creen que el clamor es un operativo mediático que nada tiene que ver con la realidad que se vive en sus planteles infantiles. "Los chicos aman a Lío y no les importa dónde con tal de verlo jugar. En Barcelona hace maravillas y ahí va a seguir mostrando cómo se juega, los chicos saben", dijo Orlando Ruiz, entrenador de "las pulgas" del barrio General Mosconi de la ciudad de Salta.

Nada nos alcanza
En un país como el nuestro donde se ama y se odia con la misma intensidad a la misma cosa o persona de un segundo para el otro; donde reina el canibalismo que baila sólo al ritmo del éxito y la fama, donde la falta de paciencia y reflexión impera, ¿cómo convencer a los chicos que lo que importa es competir, divertirse, poner lo mejor de uno, cuando nos devoramos a los ídolos? ¿Cómo lograr que los jóvenes no tengan terror a fracasar y a decepcionar a sus padres?
Al respecto, el psicólogo Alejandro Schujman hizo un análisis realista y visceral: "Tenemos al mejor jugador del mundo, a un dotado, talentoso, único. Verlo jugar nos llena el alma y los ojos. Pero no alcanza. Salir segundos es sinónimo de fracasar, solo vale ser campeón. El fútbol es solo un juego (o debería serlo), pero hay algo más que ponemos en circulación cuando la pelota rueda. Y son las frustraciones, viejos fracasos o, peor, intentos que ni fueron embriones de sueños, que murieron antes de ser gestados. Lo esencial de la vida pasa por otro lado... Messi pateó ese penal con la cabeza, con el miedo, con la presión de tener que demostrar que no "se esconde" en las finales. Estamos muy enfermos como país si el tipo que nos deslumbra tiene que dar exámen cada vez que se pone la celeste y blanca".
"A Messi lo echamos"
Y agrega: "Me duele, más que por Messi y la Selección, me duele por todos nosotros, que nos creemos y vivimos la vida a través del ojo del Gran Hermano, dejando pendiente el valorar y levantar nuestros pequeños trofeos cotidianos. Como decía Oscar Wilde: "Este no es el ensayo, es la obra". Lio no renunció, lo echamos. Lo dejamos afuera cuestionando una y otra vez su pertenencia: si canta el Himno, si con el Barsa juega mejor, si siente o no siente la camiseta. Cuánto disparate, cuánto patriotismo narcisista mal entendido".

Mirada de entrenadores de inferiores

Juan Paz 30 años CACHORROS Y K. WOJTYLA

"Entreno a las inferiores de Cachorros y también a chicos de entre 6 y 14 años en la Escuela de Fútbol Karol Wojtyla. Tras la partida de Lionel Messi de la Selección nacional no noté que los chicos hayan tenido una crisis como se habla en los medios nacionales, sí sintieron la tristeza de una mala noticia. Para los niños resultó más duro que para los adolescentes, quienes entienden que puede volver. A los chicos les expliqué que a los delanteros se les pone más presión porque los partidos se ganan haciendo goles y cuando hay escasez de goles la prensa, sin conocer al equipo, opina que la delantera anda mal. Siempre busco que los chicos tengan referentes variados, que sigan durante un partido al jugador que se desempeña en el puesto que ellos tienen en el equipo. En este momento cuando practicamos tiro de penal les digo que no se pongan nerviosos porque si no controlan sus emociones les puede ocurrir lo que a Lionel Messi. En fin, el momento de tirar un penal es muy difícil y es claro que hasta el mejor del mundo puede errar".

Oscar Acevedo 31 años LIBA Y VILLA SAN ANTONIO

"Hablé con los chicos acerca de que cuando una persona sufre maltrato de parte de la prensa y de un pueblo ocurren estas cosas. También analizamos que el anuncio de Lionel Messi de que dejaría la albiceleste es una pantalla para que no se vea lo que hicieron mal los dirigentes, para que no se exteriorice el fracaso de sus compañeros, en muchos casos amigos, como el Kun Agüero y el Pipita Higuaín. Esto habla de lo buena persona y de la gran humildad que tiene Messi, al decir 'Soy el líder de este equipo y me hago cargo'.
Para nosotros otro referente positivo es Javier Mascherano. De él siempre les inculco la templanza y la entrega total en la cancha. En el partido con Chile observamos que a Mascherano lo eligieron para hacer un penal, algo que no ocurría seguido. Como en Salta es muy difícil vivir de una carrera profesional, tratamos de que el fútbol no sea la vida misma, sino que jugar les sirva también para sus relaciones sociales. El poner todos los recursos en beneficio de los compañeros y el equipo se lo puede hacer extensivo al trabajo y al estudio".

Orlando Ruiz DEFENSORES DE MOSCONI "PULGAS"

"Soy el entrenador de las pulgas en la Escuela de Fútbol Defensores de Mosconi, del barrio General Mosconi de Salta Capital. Los chicos de mi plantel tienen entre 5 y 8 años y todos conocen a Messi, todos quieren usar la 10 de Lío y tienen las remeras del Barcelona y la de la Selección Argentina. Con el resultado de la Copa América, las pulguitas de mi equipo estaban descepcionadas. La derrota les pegó como a cualquiera de nosotros, pero les enseñamos a competir, no a ganar. Les decimos que algun día y con esfuerzo llega la victoria y para nosotros este año llegó: salimos campeones en todos los torneos. A los chicos les parece mal que Messi no quiera seguir en la selección, pero no hacen un drama con eso porque lo único que les importa es seguir viéndolo jugar y así será.
Después de la final de la Copa, los debates acá se basaron en las alternativas de juego, en las tarjetas que sacó el árbitro.
El drama es más una cuestion mediática, una exageración de algunas personas influyentes. Creemos que Messi es dueño de tomar sus decisiones y hay que respe tarlo".
"Nos cuesta mucho el trabajo en equipo"
"Nuestros chicos pueden tener en Messi un gran ejemplo a seguir pese a las adversidades", dijo la psicopedagoga Nancy Caballero, al comentar cómo puede afectar el llanto de Messi a los niños que lo tienen por ídolo, y aclaró: "Messi tiene un liderazgo que no es tan personalista como el nuestro, hace un juego de equipo y a los argentinos nos cuesta mucho el trabajo de equipo en el fútbol y en la vida. No es la idea que debemos transmitir a los chicos y quizás sería bueno que lo repensáramos co mo sociedad".




¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 5 meses

No estoy de acuerdo, con que a Messi "se lo haya corrido". El que tiró su penal a la tribuna, fue él. El que se clavó de cabeza a llorar en el pasto, fue él. El que pasó con cara de traste a recibir la medalla, fue él. Y el que puede estar, o irse, es él. Basta ya, de que los vaivenes anímicos de estos ídolos con pies de barro, acaparen la atención, mientras a nadie le importa de las necesidades de tantos argentinos que podrían vivir el resto de su vida, con lo que Messi gana en una semana.

Ricardo Raúl Lucatti
Ricardo Raúl Lucatti · Hace 5 meses

Me parece correcta la decisión tomada por Messi. En Barcelona es uno de los más premiados. Pero llega a la selección y no hacemos más que criticarlo. Decimos que es uno en el Barsa y otro en la selección . Dejémonos de joder con un deportista y persona que no tiene que demostrar nada a nadie. NOSOTROS LO CORRIMOS

Osvaldo castro
Osvaldo castro · Hace 5 meses

Messi es una estrella y para brillar necesita de otras estrellas como las que estan en el barcelona, alla tiene con quien tocarla: neymar, iniesta, suarez y demas. En cambio en argentina con quien la puede tocar??? Con nadie. Por eso maradona siempre va a ser un grande ya que lograba rendimientos estraordinarios de personas comunes: la seleccion, el napoli


Se está leyendo ahora