El sentimiento patriótico tuvo ayer en Salta su máximo esplendor mediante un desfile sobre avenida Independencia al 200. Alineados en una comisión, vecinos de villa San Antonio dieron forma a la celebración del Bicentenario.
"Argentina libre e independiente", fueron las palabras inaugurales del evento que congregó a cientos de vecinos de la zona, de toda la ciudad y también a visitantes. Bajo distintas expresiones, las casi cincuenta agrupaciones y mil personas que participaron en ellas pusieron su sello a los festejos del 9 de Julio en la capital salteña.
Las cuatro cuadras por las que se desplazaron las delegaciones bastaron para revalorizar la gesta patriótica más importante para los argentinos. Más aún si se trataba de recordar doscientos años de lucha, sacrificio e historia, como lo mencionaron varios de los presentes.
Las delegaciones de residentes chilenos, bolivianos y paraguayos también marcharon sobre la conocida avenida. Fuerzas de seguridad como la Policía de Salta con nueve secciones, entre ellas Infantería, Caballería, Escuela de Suboficiales y Policías Infantiles, completaron el paso de los contingentes. Además de representantes del Servicio Penitenciario de la Provincia y grupos como Bomberos Voluntarios, veteranos y excombatientes de Malvinas.

desfile villa san antonio 7.jpg
Foto: Pablo Yapura
Foto: Pablo Yapura

La gesta

Las figuras de Mariano Boedo y José Ignacio Gorriti (congresales salteños en Tucumán durante la declaración de la Independencia) signaron parte de las remembranzas de 1816 compartidas con el público.
"Queremos agradecer el enorme y valiente acto que los congresales supieron hacer", expresaron las glosas de algunos de los alumnos que hicieron uso de la palabra durante el acto.
Entre los recuerdos y la emoción de ser parte de una celebración más que especial, nadie quiso perderse el desfile.
"Disfruto mucho de los desfiles, es algo que ya no se da mucho y tener uno en nuestro barrio en el marco nada menos que del Bicentenario es un orgullo muy grande", dijo a El Tribuno, María Esther Miranda, residente de villa San Antonio hace más de 50 años. Junto a su nieta, Maia, de siete años, la mujer resumió el pensamiento de muchos: rescatar y poner en valor las celebraciones patrias.
"Espero que estas cosas sirvan para que los más chicos entiendan de qué se habla cuando se menciona al 9 de Julio y no que pase como una fecha más ", dijo Sandra Bravo, quien fue una de las tantas mamás que acompañaron a sus niños en calidad de integrantes de los cuerpos de Policía Infantil que desfilaron.
Entre el chocolate y el color
Desde el chocolate caliente hasta los acordes interpretados por la Banda de Música de la Policía de Salta sirvieron de contexto para una gran fiesta celeste y blanca.
Con trajes tradicionales, el color de la jornada estuvo a cargo de los diferentes grupos de danzas que se dieron cita en la barriada. Organizaciones civiles como la Biblioteca Popular Macacha Gemes y los establecimientos educativos de la zona, la escuela Julio Argentino Roca y la Arenales N§ 4.028, también fueron parte de la fiesta. De los actos en villa San Antonio participaron funcionarios del Ejecutivo provincial, municipal y representantes de la plana mayor de la Policía de Salta.

Esfuerzo de vecinos

"Nuestro barrio está muy estigmatizado con la drogadicción y la prostitución. Quisimos demostrar que aquí existe mucha gente de trabajo y con solidaridad", relató a El Tribuno Horacio Chuychuy, uno de los principales promotores de la celebración en villa San Antonio. La misma tuvo el año pasado su primera edición.
"Vivimos en la única calle de la ciudad que lleva el nombre de Independencia y no podíamos estar ajenos a ello, menos para el Bicentenario. Y quisimos honrarla de la mejor manera posible", agregó el vecino.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 4 meses

Esta gente se adhirió a los festejos sin realizar prácticamente gastos con un nivel de asistencia envidiable y dentro de un marco de sana alegría. Hace 2 años atrás estuve en un Corso que se organizó en calle Rondeau también casi sin erogaciones donde los niños se divirtieron como nunca. Felicito a la barriada y a los organizadores que con tan poco hacen tanto.


Se está leyendo ahora