El martes 14 de junio de 2016 quedará plasmado en la memoria de todos como así también en las páginas de los libros de historia que leerán nuestros nietos: ese fue el triste día en el que vimos con nuestros propios ojos una de las imágenes más ingratas de la democracia, en la que se vislumbró con claridad cómo se utilizó durante años la política para crear fortunas personales robándole el dinero a cada ciudadano de nuestra Nación.
Paralizado con las imágenes quedaron los que día a día cumplen con su trabajo y conducta cívica y que, pese a sus propias dificultades, pagan sus impuestos con la confianza de que el gobierno hará con este lo necesario para que el país crezca.
Fuimos engañados y se evidenció finalmente en lo que pareció una producción cinematográfica, pero no lo fue.
Ni siquiera en los estudios de Hollywood pudieron imaginarse una trama de este calado, en la que un exfuncionario sea agarrado con las manos en la masa con una cantidad tal de dinero que las autoridades necesitaron horas para terminar de contarlo.
José López, exsecretario de Obras Públicas de la Nación durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, exmano derecha y número dos del exministro de Planificación Julio De Vido y actual Parlamentario del Mercosur -electo por el Frente para la Victoria- fue encontrado por la policía en el momento justo en el que revoleaba bolsos repletos con 9 millones de dólares, como así también una considerable fortuna en otras tres monedas extranjeras y valiosísimos relojes que superan los cientos de miles de pesos, con la intención de enterrarlos luego en un monasterio del cual varios funcionarios del pasado gobierno eran visitantes asiduos.
Corrupción al desnudo
La gravedad de los hechos es inconmensurable y se suma a los distintos sucesos que se fueron dando a la luz desde que asumió el nuevo gobierno, en donde la increíble corrupción que sufrimos los argentinos quedó en evidencia.
"Tan solo en este caso en particular el dinero robado equivale a cientos de patrulleros de Policía y ambulancias".
Pero este último acontecimiento, quizás por su flagrancia, constituyó la gota que rebalsó el vaso.
Tan solo en este caso en particular -y tengamos en cuenta que es uno de tantos- el dinero robado equivale a, por ejemplo, cientos de patrulleros de policías y ambulancias, o 120 mil asignaciones universales por hijo, o bien, 164 años de leche para cada uno de los niños a los que Margarita Barrientos ayuda cada día, garantizando su sano crecimiento y posibilitándole una mejor calidad de vida.
La indignación recorre hoy las calles de cada pueblo de la República Argentina, estos tristes sucesos lograron que los argentinos nos uniéramos, dejamos atrás la llamada "grieta" que nos dividía y nos unificamos en la lucha contra la corrupción.
Miles de argentinos que creyeron en ese proyecto, incluso en esos funcionarios.
Los defendieron de lo que creían eran operaciones para desacreditarlos poniendo su voto en la urna por ellos cuando no dando la cara y su prestigio en defenderlos, como lo hicieron muchos artistas que hoy se arrepienten.
Si bien esta penosa circunstancia nos llena de dolor, servirá para reunir a todos los argentinos por un objetivo en común: lograr que en nuestro país reine la justicia y que los ladrones no tengan lugar, que el trabajo honrado sea lo que nos saque adelante y que cada uno aporte su grano de arena para la prosperidad.
Las diferencias van a abundar, pero de todas ellas decantará lo mejor del pueblo, dejando en el pasado esta vergenza y mirando a un futuro que, sin duda alguna, será mucho mejor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maria O.
Maria O. · Hace 5 meses

Distinguida Sra. Rodríguez Machado: no hay peor corrupción en el mundo que la INJUSTICIA SOCIAL. Difícilmente los argentinos podamos "unirnos" para combatir la corrupción, si no se trabaja principalmente en lograr la IGUALDAD DE OPORTUNIDADES para todas las personas. No es justo que el gobierno adopte medidas que benefician a algunos sectores de la sociedad y se excluya y se deje de lado a otros (los más vulnerables). Yo sigo creyendo fervientemente en éste proyecto porque de verdad me consta y vi como muchas personas mejoraron sus condiciones de vida en el transcurso de los 12 años del gobierno anterior (y aclaro que no hablo por mi, porque afortunadamente yo tuve un muy buen pasar durante toda mi vida, más allá de los gobiernos de turno). Probablemente la "grieta" comience a cerrarse porque uno de los objetivos de éste gobierno es anular el pensamiento, que la gente no tenga argumentos para expresarse libremente y acabar con el debate de ideas políticas que lejos de perjudicar a la sociedad, enriquecen la democracia. Pero a medida que la "grieta" se vaya achicando, veremos como la brecha entre ricos y pobres se irá agrandando. Yo repudio todos los actos de corrupción, pero creo que éstos hechos de ninguna manera pueden deslegitimar la gran labor realizada por el gobierno kirchnerista en materia de derechos humanos y beneficios sociales. Al contrario de lo que usted piensa, yo creo que las páginas de los libros de historia que leerán nuestros nietos recordaran al gobierno kirchnerista como uno de los pocos gobiernos que lucharon y trabajaron incansablemente por lograr la igualdad y la justicia social en nuestra sociedad, de eso no me cabe la menor duda.


Se está leyendo ahora