La economía argentina caerá 1,5% este año, ya que la devaluación y el aumento de las tarifas "ha acelerado la inflación y perjudicado el consumo privado", estimó hoy el FMI. No obstante, el organismo crediticio internacional vaticinó que el PBI local mejorará a lo largo de 2017, para registrar, ese año, un crecimiento de 2,8%. Así lo anticipó el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario, Alejandro Wernes, en el marco de una conferencia de prensa que brindó en Washington y repercutió rápidamente aquí. Según el directivo, "en Argentina la transición a un marco de política macroeconómica más coherente y creíble sigue avanzando, y debería afianzar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo". Pero aclaró: "el impacto adverso en la actividad a corto plazo ha sido mayor de lo previsto". Werner evaluó que "la actividad económica probablemente empezará a recuperarse hacia finales de 2016, a medida que la inflación se modere gradualmente, que se estimule el gasto y que se reduzcan las tasas de interés". "Se prevé que la orientación más acomodaticia de las políticas monetaria y fiscal promueva el crecimiento en 2017, pero complique el cumplimiento de las metas fiscales y de inflación anunciadas este año", añadió. El directivo también hizo referencia al Brasil, principal socio comercial de la Argentina. Sobre ese país, comentó: "el PBI siguió contrayéndose en el primer trimestre, pero menos de lo previsto, lo que hace pensar que la contracción ampliamente esperada para 2016 será menos drástica de lo que se había concebido". El Fondo Monetario proyectó una retracción del 3,3% de la economía brasileña para este año. En este marco, Werner alertó que las perspectivas de la economía a nivel latinoamericano "son todavía inciertas". Ante ese panorama, el organismo prevé que la actividad en la región se contraiga 0,4% en 2016 y registre "una reactivación moderada del crecimiento en 2017 a 1,6%".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maria O.
Maria O. · Hace 2 meses

Otra vez el Fondo Monetario Internacional metiendo sus narices en los asuntos internos de nuestro país. Con lo que le costó a Néstor sacarse a éstos sabandijas de encima.