El fox terrier es una mascota excelente para quienes desean un poco de vitalidad en su hogar. Conocido por todos por encarnar a Milú, el perro del personaje del cómic Tintín, es un perrito inquieto y rebelde, pero también cariñoso y afectivo con sus dueños.
El fox terrier pertenece a una familia de numerosas razas procedentes, casi todas ellas, de Gran Bretaña.
Los terrier tienen ese nombre debido a que eran perros utilizados para la caza de animales de tierra como ratas, conejos o zorros.
La agilidad y su entusiasmo por hacer ejercicio sin la correa lo convierte en un buen perro para el campo. A viviendas de ciudad se adapta siempre y cuando se le garantice semanalmente tiempo para correr, jugar y quemar energías.
El fox terrier puede ser de pelo duro o de pelo liso. No tienen grandes diferencias más allá de la forma y longitud del pelo, aunque el más común como mascota es el de pelo duro.
Es un perro de formas y andares elegantes, con un cuerpo corto y recto, un cuello largo y una cabeza cuadrada, con unas mandíbulas fuertes y unos ojos expresivos.
Necesita un buen adiestramiento desde cachorro para controlar su carácter impulsivo e inquieto, pero eso no quiere decir que no se le pueda dar mimos y jugar con él, ya que es un perro muy juguetón y fiel a sus dueños.
Precisamente debido a su alto nivel de energía, lo ideal es que viva en un lugar con jardín donde correr o, en su defecto, que se le permita hacer varias salidas a la calle diarias. Con un poco de perseverancia, este perro atlético puede ser adiestrado en la obediencia.

El fox terrier de pelo liso
Es un terrier valiente y audaz. Es alegre, amable y entusiasta, especialmente con los niños. Es un perro muy leal con la familia y disfruta mucho de su compañía. Si tiene la oportunidad, debido sus fuertes instintos de caza, no durará en correr detrás de cualquier animal pequeño que vea, especialmente conejos, aves y lauchas. Por eso debemos mantener al perro en un lugar seguro, ya que a este animalito le gusta salir a explorar. Si es bien socializado desde una edad temprana, se puede llevar muy bien con otros perros.
El fox terrier es muy inteligente y se le puede enseñar trucos fácilmente, se trata de un perro con una energía relativamente dominante por lo tanto puede llegar a mostrarse nervioso, estresado y frustrado si no le damos la cantidad de ejercicio necesaria tanto mental como física. No sólo necesita ejercitar su cuerpo sino también su mente. Es muy importante que el dueño sea totalmente líder de la manada, porque si se muestra pasivo, la mascota desarrollará el síndrome del perro pequeño y comenzará a manifestar diferentes problemas de conducta, tales como celos, caprichos, gruñidos y rotura de cosas, desconfianza con los niños o incluso con los adultos. Pero estos no son rasgos exclusivos del fox terrier, sino más bien son comportamientos provocados por la forma de la que los dueños y la gente alrededor tratan al perro.
La parte buena es que todos estos comportamientos no deseados pueden ser corregidos tan pronto como seamos coherentes firmes y estables con el perro, debemos marcarme unas reglas a seguir y unos límites de lo que se puede y no se puede hacer, todo esto deberá ir como siempre acompañado del ejercicio físico necesario para que el perro satisfaga sus instintos primarios.

El fox terrier de pelo duro
Más popular que su pariente de pelo liso, el fox terrier de pelo duro no apareció en las exposiciones hasta la década de 1870, 20 años después que su primo. Es una raza inglesa "clásica". Tiene el pelo denso y de textura áspera. El terrier de pelo duro es testarudo y puede ser un poco enérgico. Uno de los rasgos característicos de la raza que no ha disminuido con los años es su entusiasmo por excavar. La sordera puede ser un problema en los perros predominantes blancos.
Es un perro muy activo, siempre alerta explorando su entorno. De carácter intrépido, no lo piensa dos veces a la hora de plantarse frente a otros perros si es provocado. Cuando son cachorros pueden llegar a ser un poco tozudos y en ocasiones desesperar a sus dueños. Como su primo, necesita ser educado desde el principio para establecer correctamente las jerarquías y también una buena dosis de actividad diaria.
Si no te gustan los perros grandes que se tiran en el sofá durante horas sin hacer nada, este es tu perro ideal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia