Tal como las PASO habían anticipado, el Frente para la Victoria perderá a partir del 10 de diciembre la mayoría en la Cámara de Diputados. Su bloque de 118 diputados, que actualmente junto a sus aliados llega a 139, se verá reducido a 96 bancas de kirchneristas puros y 110 contando a los aliados. Esto le impedirá lograr el quórum propio (129), una gran ventaja durante el segundo mandato de Cristina Kirchner.
Ahora indudablemente tendrá que salir a negociar con otros bloques para aprobar proyectos propios, algo que la banca kirchnerista no tiene acostumbrado a hacer. Sobre todo si aún es una incógnita si Daniel Scioli logrará imponerse en el balotaje luego del ajustado e inesperado triunfo sobre Mauricio Macri, según informa Infobae.
Algunos de los nombres de peso que aparecerán son José Luis Gioja, Luis Beder Herrera, Julio De Vido, Axel Kicillof, Eduardo Wado De Pedro y Máximo Kirchner.
El bloque que resultó claro ganador y empezará a imponer condiciones en la Cámara baja es Cambiemos (UCR+PRO+CC) que tendrá aproximadamente 86 bancas y será la segunda minoría. Con el sorpresivo 34,34% de Macri, sin dudas culminaron una gran elección en todos los aspectos: de los 63 diputados que tienen, ponían en juego 18 y consiguieron 41. El bloque que resultó claro ganador y empezará a imponer condiciones en la Cámara baja es Cambiemos (UCR+PRO+CC) que tendrá aproximadamente 86 bancas y será la segunda minoría. Con el sorpresivo 34,34% de Macri, sin dudas culminaron una gran elección en todos los aspectos: de los 63 diputados que tienen, ponían en juego 18 y consiguieron 41.
El bloque de UNA es una gran incógnita. Junto a los diputados que responden al Frente Renovador de Massa y a José Manuel de la Sota en Córdoba, lograron una bancada de aproximadamente 30 escaños. A priori se especulaba con que una victoria de Daniel Scioli hiciera que paulatinamente estos legisladores trabajaran en conjunto con el Frente para la Victoria, pero nuevamente la performance del jefe de Gobierno porteño permite cuestionar que esto vaya a ser así.
Si el PRO logra llegar al Ejecutivo, no sería ilógico que desde UNA se comporten como aliados ya que, a fin de cuentas, son un espacio opositor. Y tanto Sergio Massa como De la Sota repiten que su intención es trabajar con todos los partidos.
Los progresistas reducirán su bloque, que de 15 diputados actuales pasará a aproximadamente 9. Compromiso Federal se sigue manteniendo en el recinto ya que con una gran elección en San Luis de la mano de Alberto Rodríguez Saa contará con 4 escaños. La izquierda no logró ninguna banca por lo que se mantendrá con los tres diputados que actualmente tiene.
Este panorama prevé un año agitado en Diputados ya que cambiarán cuatro años de dominio absoluto del oficialismo, que se dedicó a atender los pedidos de la Presidente. Además, la oposición deberá fortalecer su presencia ya que importantes nombres brillaron por su ausencia los últimos dos años y en 2016 se debatirán cuestiones importantes como el Impuesto a las Ganancias y la reestructuración de la deuda, entre otras cosas.
En senadores
Aquí el futuro es distinto para el Frente para la Victoria ya que aumentará su bancada y junto a sus aliados conseguirá el quórum propio, que se obtiene con 37. Al renovarse los escaños del 2009, cuando el oficialismo perdió en todos los distritos importantes, no ponía mucho en juego por lo que se alzó con 13 escaños, aumentando sus senadores a 40 y a 44 si se suman los aliados. El bloque de Cambiemos contará con 16 bancas y será, como en Diputados, segunda minoría.
Pero de nuevo todo merecerá otro análisis cuando en el balotaje se resuelva si presidirá Daniel Scioli o Mauricio Macri, sobre todo por aquellos pequeños bloques o monobloques que han variado su comportamiento dependiendo de las votaciones. Si el ganador es el candidato oficialista, tendrá el camino facilitado en la Cámara alta. Pero si es el postulante de Cambiemos, deberá someterse a arduas negociaciones con el peronismo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora