Un voraz incendio acabó con los pocos bienes de una humilde familia compuesta por cinco menores y dos mujeres mayores, madre y abuela de los pequeños, respectivamente.
El incendio se produjo en una humilde vivienda de villa Constitución, ubicada casi sobre el acceso turístico a nuestra capital.
El fuego se desencadenó al mediodía de ayer por una sobrecarga eléctrica en un cableado que se hallaba sobre una madera.
Ocurrió cuando en el domicilio únicamente se hallaba una mujer mayor, porque el resto de la familia había concurrido a un comedor comunitario, debido a la escasez de recursos con los que cuentan.
El incencio se produjo cuando la familia compuesta por una joven mamá y sus cinco hijos se hallaban almorzando.
La madre de la mujer y los vecinos lucharon hasta el cansancio para evitar que el fuego devorara los bienes de la familia.
Minutos después llegaron los bomberos hasta el lugar y lograron sofocar el incendio, pero no pudieron evitar las pérdidas totales de lo más elemental que poseía esta humilde familia de salteños.
A pesar que la estructura de la pieza logró resistir el calor y no colapsó, al decir de los vecinos no quedó nada adentro, ni siquiera la documentación de las personas que habitaban prácticamente una sola pieza.
La mujer, en su extrema necesidad, solicitó ayer a quien quiera ayudar: ropa, calzados, colchones y materiales de construcción para volver a empezar desde las cenizas.
Lourdes López dejó un teléfono solidario -4348841- para todo aquel que quiera hacerle llegar hasta lo más elemental.
Sus hijos concurren a la escuela Campaña del Desierto, desde el jardín hasta los grados superiores y también quedaron sin sus útiles, por ejemplo, ni hablar de calzado e indumentaria escolar.
Trascendió por fuentes consultadas en ese barrio que la mujer ya recibió la asistencia municipal de emergencia y promesas de un techo digno a futuro, "por el momento solo eso", dijo la fuente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


avalos lerma
avalos lerma · Hace 29 días

y el marido? siempre son madres solteras

Se está leyendo ahora