El programa Fútbol Para Todos morirá el 1º de enero. Millones de hinchas argentinos se preguntan cómo verán a su equipo por televisión. Y la primera respuesta es que deberán pagar. El escenario es cambiante y sufre modificaciones todas las semanas, porque las reuniones se suceden y aún no hay ningún contrato firmado. Lo más probable es que el acuerdo sea el gran regalo de Navidad para la AFA y los clubes: dos empresas, Turner y Fox, se asociarán y pondrán el dinero de los derechos. Serán entre 1800 (el piso) y 3000 (el techo) millones de pesos anuales y el contrato que se pacte con la AFA regirá hasta diciembre de 2019, es decir, el final de la presidencia de Mauricio Macri. Cablevisión, DirecTV y el resto de los operadores de cable se encargarán de distribuir el contenido. Según apunta un conocedor de la televisión codificada, la producción será "casi con seguridad" de Torneos. Es un negocio de al menos 1000 millones de pesos por año.
Todas las negociaciones se desarrollan con la venia del Gobierno. La premisa es que se distribuya entre varias empresas. "Cuantos más jugadores haya, mejor. Porque, además, eso ayudará a dividir la inversión. Y a minimizar el margen de error", razona alguien que presenció varias reuniones sobre el tema en la Casa Rosada. En el plan de negocios que diseñaron Fox y Turner figuran distintos tipos de abonos, de entre 169 y 300 pesos por mes. Dependen de la cantidad y la importancia de los partidos por ver. En el futuro, los hinchas podrán pagar un canon mensual para mirar los partidos por internet, en lo que sería una suerte de Netflix del fútbol. Este abono costará por lo menos 300 pesos mensuales y permitirá acceder a los partidos mediante todas las plataformas.
Un artículo de La Nación expresa que Clarín y DirecTV no quieren ser los patos de la boda. Estarán, pero seguramente querrán sacar su tajada. Estas dos empresas concentran 75% del total de los abonados a la televisión codificada (cable más satélite), un rubro en el que participan también Telecentro, de Alberto Pierri, y Supercanal, de Daniel Vila, el empresario que la Casa Rosada pretende imponer en la AFA. Sin ellos, no hay negocio posible. Con ellos, debe haber una ganancia asegurada. Para que este nuevo esquema sea redituable, debería suscribirse al menos un 30% de los abonados a la TV codificada. Al día de hoy hay 8,5 millones de personas que pagan por contenidos televisivos: el 30% equivale a 2,55 millones. Si todos estos suscriptores adquirieran el abono básico ($ 169), el fútbol codificado recaudaría $ 5171 millones por año. Suficientes para repartir entre todos los actores.
Que la producción sea de Torneos les cierra a todos los jugadores. Responde a una intención explícita de Ignacio Galarza, el CEO de la compañía, que tuvo dos reuniones con funcionarios nacionales en el año; la más importante, con Fernando De Andreis. La producción sigue siendo el corazón de los negocios de la empresa. Además, Torneos y Clarín tienen una sociedad (Tele Red Imagen S. A.) con la que explotan el canal TyC Sports. Con una primera categoría que ofrece 15 partidos semanales, ninguna señal es desdeñable. Y nadie puede asegurar que no haya encuentros de la primera A por TyC Sports a partir de enero.
Más allá de lo que suceda con TyC Sports, Fox y Turner tendrán señales propias en las grillas de Cablevisión y DirecTV, por las que emitirán el fútbol. Fox podría utilizar las que ya posee (Fox Sports, Fox Sports 2 y Fox Sports 3) e incluso crear una para ese fin. El canal de Turner tendría un nombre del que se habla desde 2009: AFA TV. Y sería el mojón inicial de una asociación a futuro entre la AFA y la empresa estadounidense. La idea es que cuando el fútbol argentino tenga un nuevo presidente se forme esa nueva sociedad, con un contrato a largo plazo (10, 15 años) a partir de 2019, en el que la entidad deportiva mantenga un porcentaje de las acciones. El modelo es el Canal del Fútbol chileno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...