Acompañado de su esposa Michelle, Obama llegó en helicóptero a los jardines del amplio Castillo de Windsor, la ancestral residencia real y atracción turística al oeste de Londres y donde la reina celebró su cumpleaños número 90 el jueves.
"La reina ha sido una fuente de inspiración para mí", dijo Obama más tarde en una conferencia de prensa junto con el primer ministro David Cameron. "Ella es realmente es una de mis personas favoritas... una persona increíble".
Obama concluyó la jornada con un viaje al palacio de Kensington, donde él y la primera dama fueron invitados a comer con el príncipe Guillermo, su esposa Kate, y el hermano de éste, el príncipe Enrique. Guillermo es el segundo en la línea de sucesión al trono después de su padre, el príncipe Carlos.

En la habitación de George

Los integrantes de la familia real los recibieron y todos posaron para la foto antes de que ingresaran en la residencia. Atrás de la puerta se veía al hijo de casi tres años de Guillermo y Kate, el príncipe Jorge.
El príncipe Jorge agradeció a Barack Obama por el caballito de madera, que le dio cuando nació.
El palacio difundió después varias fotografías en las que se veía a todos conversando en un salón en la casa de Guillermo y Kate, y de Obama en cuclillas frente a Jorge, quien parecía listo para irse a dormir con una pijama y una bata.
En algunas fotos, un juguete de peluche, réplica del perro Bo, que pertenece a Obama, descansaba en un mueble acojinado. El juguete fue un regalo del presidente para el pequeño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...