El Tesoro nacional no puede solo y las provincias tampoco, es por eso que hoy en los pasillos del Central se habla de adelantos transitorios y de transferencia de utilidades.
No es para menos, porque en lo que va de mayo el Central emitió $12.600 millones para ayudar al Palacio de Hacienda a cerrar las cuentas fiscales. El primer adelanto transitorio fue el 6 por solo $100 millones, luego el 13 hubo otro por $12.300 millones y el lunes pasado le transfirieron $200 millones más.
Las operaciones para ir subsanando el déficit fiscal, dejaron a Federico Sturzenegger, titular del Central, más tranquilo, ya que cumple con su par de Hacienda, Alfonso Prat Gay, con las transferencias comprometidas para este año. De otra manera no podrían llevar adelante el programa financiero y monetario 2016.
El auxilio al Tesoro suma $160.000 millones, entre adelantos transitorios y transferencias de utilidades.
El socorro al fisco vuelve a ser factor de expansión monetaria este mes. Pero ocurre que amén de la emisión monetaria para asistir al Tesoro, en mayo el Central deberá intensificar la sintonía fina porque también está expandiendo la cantidad de dinero a través de la compra de divisas, precisamente, en el inicio del ciclo de mayor liquidación de los agroexportadores.
Debido al mayor ingreso de divisas de los exportadores, y otras colocaciones de deuda pública de provincias, el Central tendrá que afinar la mira a través de su mesa de dinero.
Lo que pasa es hay presiones sobre las tasas de las Lebac, la defensa de la competitividad del peso (un dólar entre $15 y $16) y la lucha contra la inflación.
El Central apuesta a que la demanda de dinero acompañará y será consistente con la inflación anual. Esa ecuación parece la más difícil, porque se viene el pago del aguinaldo y, en forma estacional, aumenta el consumo en el mercado, sobre todo de bienes y servicios.
El programa que tiene el Central es emitir solo lo pactado para el Tesoro y esterilizar todos los intereses de las Lebac. Esta estrategia permitiría que la base monetaria crezca muy por debajo del 20%.
El Gobierno se apoya mucho en el sistema financiero. Aspira a que los bancos ayuden a financiar el rojo fiscal con distintas ingenierías financieras, pero desde ya, por el panorama actual, es seguro que habrá menos crédito para el sector privado. Ante los hechos el Central no se quedaría de brazos cruzados. Se espera que el organismo haga crecer la base monetaria al 25% anual para fin de año.

Los pesos por dólares

En los últimos días, sobre todo en la primera quincena de mayo el Banco Central compró US$1.014 millones lo que implicó como contrapartida una emisión de $14.285 millones.
De modo que entre los anticipos girados al Tesoro y las compras de divisas, el BCRA ya tuvo que inyectar $26.885 millones.
La expansión fue moderada, porque los contratos de dólar futuro jugaron a favor (contrajeron $1.560 millones) y también hubo absorción vía Lebac ($5.700 millones). Con relación a los anticipos vale destacar que el ente monetario ya acumula un stock de casi $360.000 millones (que sumados a los giros que restan, llegaría a fin de año a $500.000 millones, casi como las Lebac), que en algún momento, dará lugar a un replanteo del balance del Central.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora