La liberación del cepo se realizó sin traumas y dejó al descubierto que en un mercado muy sensible a la especulación, lo importante es la confianza. De esta manera, desde que se implementó la medida el precio de la divisa se manejó en los parámetros que pretendía el Gobierno. A partir de allí, un problema menos.
Sin embargo, el anuncio tan esperado por el sector vinculado al comercio exterior (con empresas que demandan e inyectan dólares a la economía), dejó desprotegido al mercado interno, más precisamente al consumo. De esta manera, a partir de los últimos meses del año y más en la primera quincena de 2016 el incremento de los precios tiene a maltraer a las autoridades económicas. Precisamente porque el espiral inflacionario se va agrandando cada vez más y las medidas impuestas se convierten en simples "parches", lejos de ser la solución del problema.
En diciembre las empresas líderes de alimentos, bebidas y artículos de limpieza y perfumería aplicaron aumentos de hasta el 60% en algunos de los cientos de productos que fueron quitados del programa Precios Cuidados. El Gobierno garantizó que este programa se extendería por un período más, pero las reposiciones de productos son cada vez menos.
Entre los artículos que más se encarecieron, aparecen las leches de la marca "La Serenísima", de Mastellone, con incrementos de más del 40 por ciento, mientras que de 11 productos frescos que ya no forman parte del acuerdo comercial, algunos subieron un 77% (carne), 62% (frutas y verduras) y más de 46% (pollo), en esa intensidad de incremento también se inscriben actividades del rubro esparcimiento y otros productos de la canasta. Los precios que más preocupación generan entre los consumidores son los de la carne, el principal alimento que encabezó las subas.
Durante diciembre, la suba de precios medidos por la provincia de San Luis duplicó el calculado por la ciudad de Buenos Aires. Se trata de los dos índices recomendados por el Indec, que recién estrenará un nuevo indicador en ocho meses. De acuerdo con la Dirección Provincial de Estadística y Censos de San Luis, la inflación de diciembre fue de 6,5% en su nivel general. En cambio, la suba de precios relevada por la ciudad de Buenos Aires había sido, en el mismo período del 3,9 por ciento. No obstante, ambos índices casi confluyeron en el número interanual: para los puntanos, la inflación en el año fue de 31,6%, mientras que los porteños estimaron un 29,6 por ciento.
El Gobierno nacional se defiende del repunte inflacionario al afirmar que la gestión anterior de la Secretaría de Comercio, que encabezaba Augusto Costa, dejó una "zona liberada" para que suban los precios, cuando era fuerte el rumor de que se produciría una devaluación. El kirchnerismo, en cambio, considera que fue justamente la depreciación de la moneda lo que provocó que las empresas aumenten y armen el famoso "colchón" para no perder rentabilidad con el ajuste del tipo de cambio. Los números de inflación contrastan con las expectativas del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien había dicho que los precios ya estaban en niveles previos a la aceleración que se disparó con el anuncio de devaluación de diciembre.
En el actual contexto, sin índices de inflación a la vista, el "prende y apaga" de la suba de precios es una luz intermitente sobre el horizonte de la economía.

"La devaluación se traslada a los precios"
Aldo Pignanelli dijo que el Gobierno intenta salir del brete que le dejaron. El expresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Aldo Pignanelli, se refirió a las primeras medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri y consideró que "por ahora, la devaluación no es exitosa porque se está trasladando a precios".
"El problema es que el Gobierno está tomando medidas en un marco que le dejaron de gran déficit fiscal, gran emisión monetaria y serios problemas en la deuda externa por el fallo insólito del juez Griesa", dijo el economista el diálogo con Radio 10.
Respecto a la inflación que se prevé para el primer mes del año, el asesor económico del Frente Renovador dijo que se estima que esté entre 3,6% y 4%, y en ese sentido recordó que en diciembre se registró un 4%. Además, aclaró que el porcentaje para febrero "va a estar supeditado al aumento de las tarifas de gas y luz".
Más adelante el economista apuntó que "el Gobierno apuesta a que en el segundo semestre haya una caída de la inflación y se planteó un objetivo inflacionario para 2016 que oscile entre 20% y 25%, pero creo que eso es incumplible", indicó. Asimismo, consideró el economista que desde el punto de vista fiscal se tomaron medidas que hicieron que aumentara el déficit en 2% del PBI, fundamentalmente por la quita de retenciones a la exportación de productos agropecuarios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


korolev Serguei
korolev Serguei · Hace 10 meses

jajajaajja, puede controlar el precioo de los productos recordemos este Macri le dio apoyo total alos empresariossss .. estos son cuentos para los macristas que se la siguen creyendooo

Ontiveros Fernando
Ontiveros Fernando · Hace 10 meses

CAMBIEMOS


Se está leyendo ahora