El proceso para salir del default se transformó en un vía crucis para el equipo económico argentino. Cuando ya parecía que la suerte se había alineado a su favor, la Cámara de Apelaciones de Nueva York le sumó ayer, en plena Semana Santa, una nueva parada al calvario. Convocó recién para el 13 de abril a la audiencia luego de la cual definirá si convalida o no el levantamiento de las cautelares ordenado por el juez Thomas Griesa.
La decisión de la Cámara pone en riesgo los plazos que se había fijado el Gobierno, que ya se había comprometido a pagarles a los holdouts el 14 de abril. 'Los tiempos son muy justos -admitió una fuente del equipo económico-. Pero estamos trabajando para resolverlo.'
El gobierno argentino y el fondo NML, uno de los acreedores que más duro se mostraron en su momento, le habían solicitado la semana pasada a la Cámara que llamara a la audiencia para el 5 o 6 de abril a más tardar; de esa manera se podía hacer tiempo de emitir los bonos para concretar el pago de deuda el 14.
Aun si la Cámara confirmara el fallo de Griesa a favor de la Argentina y el levantamiento de las cautelares el mismo 13 en que se hace la audiencia, sería muy complicado para el país cumplir con el pago a los acreedores al día siguiente. Por eso, en la Secretaría de Finanzas ayer trabajaban en varias alternativas.
Una es presentar un nuevo escrito en la Cámara para solicitarle una aceleración de los tiempos. Otra -la más factible- es que NML, con quien la Argentina había asumido el compromiso de pago el 14 de abril, acceda a postergar esa fecha.
'La fecha del 14 de abril prevista en el acuerdo con NML y otros fondos para el cierre de la operación no impide que, a la luz de la fecha estipulada por la Cámara para la audiencia oral, pueda ser ajustada de común acuerdo con estos fondos, para que no pierdan su condición de acreedor con preacuerdo vigente y alcanzando antes del 29 de febrero', dijo Eugenio Bruno, abogado del Ministerio de Hacienda. 'De este modo, una vez aprobada la ley y expedida la Cámara acerca de la cautelar, la Argentina les pagaría a todos los acreedores con los que llegó a un acuerdo, sin que la fecha del 14 opere como un impedimento', aseveró.
La fecha
El 14 de abril había sido, después de todo, una fecha tentativa que se fijó para alinear a bancos e inversores. Sin embargo, según había declarado a la prensa el 29 de febrero pasado el mediador Daniel Pollack, está estipulado en un principio que preacuerdo se caiga si no se cumple con esta fecha a las 12 del mediodía de la hora de Nueva York.
Convenios como el de NML establecen que si la Argentina no cumple para el 14, a partir de entonces la tasa de interés aplicable ya no sería del 2%, como se negoció, sino que sería un promedio de las tasas de los bonos originales, lo que en este caso sería más cercana al 4 por ciento.
'Puede que la Cámara ya tenga casi definida su posición para el 13. Porque el primer escrito lo entregaron los holdouts el 14 de marzo; la Argentina presentó el suyo el 21; y hoy [por ayer] era la fecha para que los holdouts le respondan. Aparte están los amicus curiae de Estados Unidos y de los eurobondholders. Con todo esto se informan. El mismo día de la audiencia escuchan y hacen preguntas sobre los escritos, pero es probable que ya tengan la decisión tomada', dice Sebastián Maril, editor de Inversor Global. 'Griesa ya lo ha hecho. Presentó fallos de 30 páginas el mismo día de una audiencia. Pero igualmente es difícil pensar que siendo el 13 lleguen a hacer todo para pagar el 14', agrega.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 8 meses

Cuando el fugaz e irresponsable gobierno de Adolfo Rodríguez Saa dijo "anuncio que el Gobierno Argentino suspenderá el pago de la deuda externa", otros irresponsables (aunque no tan fugaces), aplaudían y daban de gritos. A 15 años de hacernos creer que se podía vivir de fiesta, sin pagarla, vemos que las bravatas no sirven para nada, que el Mundo no se mueve al compás de la voluntad individual de nadie y que ahora es mucho mayor el esfuerzo, para recuperar la razón y salir del manicomio.


Se está leyendo ahora