"Hay dos cosas que un nuevo gobierno no puede permitirse: tomas de tierras y saqueos. Son el límite", dice el flamante alto funcionario sin levantar la voz y con tono de moderada preocupación.

Días después de asumir sus cargos, las administraciones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal trabajan con discreción en lo que denominan "plan de contención", una serie de medidas coordinadas por los responsables de Seguridad y de Desarrollo Social de ambas gestiones tendientes a mantener la paz social antes y después de las fiestas de fin de año.

Según contaron a la nacion tres nuevos funcionarios con conocimiento del plan, el Presidente y la gobernadora bonaerense no consideran que haya "elementos objetivos", como una crisis económica o tensión social, que justifiquen desmanes en las calles. Pero con la experiencia del pasado como herramienta, y la convicción de que muchos de los episodios violentos de 2001 tuvieron una "matriz política", desde el Gobierno decidieron convocar a una ronda de diálogo con movimientos sociales bonaerenses y de alcance nacional para llevarles "tranquilidad" y prometerles la continuidad de los planes de ayuda vigentes.

Un mapa de ciudades "conflictivas", donde funcionarán "alertas tempranas"; el aumento de la seguridad en los supermercados, y la asistencia a comedores también forman parte de la estrategia.

"A las organizaciones sociales les reiteramos que van a continuar los programas de protección social y que no va a haber recortes en programas como los de cooperativas", comentaron desde el nuevo gobierno.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; su par de la provincia, Cristian Ritondo; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el responsable provincial de la misma área, Santiago López Medrano, impulsaron conversaciones reservadas con el kirchnerista Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y el Movimiento Independiente de Jubilados de Raúl Castells, entre otras agrupaciones. Las conversaciones, afirman en el gobierno bonaerense, continuarán esta semana.

"Fuimos discriminados por el anterior gobierno y por eso recurrimos muchas veces a los cortes de ruta. Nos han dejado una bomba de tiempo y espero que esta nueva gestión nos dé otro tratamiento: queremos aportar al plan de pobreza cero", dijo Alderete, líder de la CCC, a la nacion.

El dirigente social, que confirmó sus charlas con López Medrano y dirigentes del gobierno de Cambiemos, afirmó: "Organizaciones kirchneristas quieren generar caos. Pero no estamos de acuerdo con los saqueos, y cualquier compañero que participe de ellos será expulsado en el acto de nuestro movimiento". Alderete anticipó que de todos modos encabezará mañana una marcha a la Casa de Gobierno.

Como complemento de las charlas, y mirando de reojo a organizaciones vinculadas con el gobierno saliente, el comité de contención diseñó un "mapa de conflictividad" sobre la base de incidentes recientes, como la toma de tierras en Merlo, y marcó en ese mapa los puntos más "propensos" a algún tipo de incidente. "Estamos atentos a los distritos donde cambia de signo el gobierno y se supone que hay una estructura que se está yendo y queda ociosa", afirmaron fuentes de Pro.

Quilmes, donde el chef Martiniano Molina asumió la intendencia en reemplazo del kirchnerista Francisco Barba Gutiérrez, es uno de los puntos que generan mayor preocupación, al igual que Lanús, en el sur del conurbano bonaerense, donde también representantes kirchneristas embalaron sus cosas y volvieron al llano mientras Néstor Grindetti asumía la intendencia.

Un sistema de "alerta temprana" entre las fuerzas de seguridad nacional y bonaerense y trabajo conjunto con los flamantes intendentes son la tercera pata del plan "Fiestas en paz", como lo denominó otro dirigente al tanto de los movimientos. La seguridad irá de la mano del refuerzo de la asistencia a comedores comunitarios en los días previos a la Navidad y el Año Nuevo. ¿Y si todo esto no funcionara? "Vamos a aplicar la ley", afirmó Vidal en distintas entrevistas durante la semana que pasó, sin desconocer la que denominó su "principal prioridad" por estas horas: pagar aguinaldos y sueldos de la administración bonaerense.

Desde Cambiemos afirman que el "equipo" está preparado para este desafío. Stanley, ex ministra de Desarrollo Social porteña, y López Medrano, quien era su número dos en ese ministerio, trabajan juntos desde hace años y ahora lo hacen desde distintas administraciones. Ex funcionario de Eduardo Duhalde, Ritondo conoce a ambos de su militancia en Pro, al igual que a Bullrich. "Acá no hay problemas de integración", bromean en el macrismo.

Más allá de los límites de la provincia de Buenos Aires, hay atención con poblaciones con potencial conflictivo, como el Gran Rosario y las afueras de la ciudad de Córdoba. Funcionarios del nuevo gobierno ya habrían conversado con la actual intendenta de Rosario, la socialista Mónica Fein, y el intendente radical de Córdoba, Ramón Mestre, para extender ese plan de contención social a esas ciudades.

Ritondo, que estará el miércoles en Pinamar para reunirse con los intendentes de la costa atlántica, piensa instalarse en esa misma localidad a partir del 1° de enero para seguir de cerca el operativo de seguridad veraniego, el primero de la gestión de María Eugenia Vidal. "Igual hay que pasar antes la semana anterior a la Navidad y los días previos al fin de año", afirmaron funcionarios con conocimiento de los planes.

"Protestas va a haber; marchas, también. Pero hay un límite que no vamos a dejar pasar", reiteran desde el gobierno de Cambiemos. El "plan de contención", que continuará los preparativos en los próximos días, tendrá nuevos capítulos y un objetivo central: asegurar una calle tranquila para las primeras semanas de la gestión de Mauricio Macri.


Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


otto Brinca
otto Brinca · Hace 11 meses

ahora no hay crisis económica, porque antes de las elecciones si, que son magos que en menos de unos días ya solucionaron las cirsis que tanto pregonaban?

Nelson Jesús Tolaba
Nelson Jesús Tolaba · Hace 11 meses

Porque no comenzo antes dejando de hablar del dolar entre 15 y 18, asi no hubiera existido tanta especulacion ahora las billeteras ya descanzan en paz


Se está leyendo ahora