Tanto la dirigencia del Sindicato del Azúcar y de la empresa El Tabacal, como los funcionarios del Gobierno, los intendentes y otros actores reconocieron que el obispo de Orán, Gustavo Zanchetta, fue el gran artífice de las negociaciones. En los momentos críticos el religioso se sumó al comité de crisis, ofreció su casa pastoral y reunió a las partes en discordia para que lograran un consenso y pusieran fin al conflicto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora