Decenas de familias con sus casas anegadas, cultivos de tabaco diezmados por el granizo y calles imposibles de transitar fueron el saldo que dejaron la tormenta, el granizo y el viento que azotó buena parte del Valle de Lerma el lunes por la tarde.
El viento alcanzó una intensidad de 55 kilómetros por hora de acuerdo a los datos de la estación del INTA de Cerrillos.
Las consecuencias de este fenómeno, el segundo en lo que de noviembre, es preocupante. Refleja que la región no está preparada para este tipo de tormentas que amenazas con ser recurrentes en esta temporada.
La Merced fue la jurisdicción que sufrió con más fiereza el vendaval. Particularmente la zona urbana, donde tres familias humildes sufrieron anegamientos y pérdidas totales de sus enseres en los barrios Islas Malvinas y Gemes. Personal de Acción Social, encabezado por Gabriela Pérez, seguían a última hora de ayer relevando daños en la zona rural a los fines de ayudar a las familias que resultaron perjudicadas.
En El Carril también granizó pero en el sector de Las Pircas, paraje que separa a ambas localidades, no cayó ni una piedra de hielo.
"El granizo asustó a los vecinos. Hubo familias que no tenían cómo guarecerse. Fueron momentos complicados. Nosotros tenemos un plan de emergencia municipal para estos casos. Apenas surge un alerta meteorológico sabemos que los vecinos están expuestos", graficó la funcionaria del área de Acción Social.
Hacia Cerrillos, la historia fue la misma de siempre. Con calles céntricas y periféricas abarrotadas de agua y barro. La ruta nacional 68 imposible de circular en ningún sentido. No se reportaron daños estructurales en viviendas. Los bomberos voluntarios recorrieron hasta altas horas de la madrugada los barrios para saber si alguna familia necesita ayuda. En Rosario de Lerma y Quijano la lluvia amainó en minutos.
En contacto con las delegaciones zonales de la Cámara del Tabaco se pudo saber que los daños eran parciales en casi 600 hectáreas de tabaco. Aunque hubo denuncias de perjuicios totales. Cabe recordar que la temporada de siembra está a pleno y algunas plantaciones se pueden recuperar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora