Hace minutos, en conversaciones con el programa el Acople Informativo, Isabel Ríos, tía del joven sindicalista Rodrigo Nardi Ríos, informo que su sobrino estaba desaparecido desde mediados de marzo.
El cuerpo de Nardi Ríos apareció semienterrado en cercanías de Dique Cabra Corral en mayo de este año.
Luego de una larga búsqueda a través de estudios genéticos que se cotejaron con muestras de los familiares de Ríos se pudo determinar la identidad.
Isabel Ríos había denunciado la desaparición de su sobrino debido que él le había comunicado que alrededor del 17 de marzo, estaría en nuevamente en Formosa.
La tía del joven sindicalista y empleado de Lázaro Báez, contó: "El no me informó que iba a estar en Salta. Debía llegar a Formosa alrededor del 17 de marzo. El me contó que Lázaro Báez no le había terminado de pagar lo que les debía. Le debía a él y a todos sus compañeros. Yo le decía que se volviera a Formosa, que estudiara, que iba a salir adelante. Lo único que tenés que hacer es estudiar, le decía yo"
"Me contó que Lázaro les dijo que les iba a pagar por partes, por eso no es cierto que él venía con mucha plata. A ninguno de los muchachos les terminó de pagar. Además el auto que tenía es un Stepway que compró en noviembre cuando vendió un Fiat que tenía y puso el dinero que faltaba. El auto no apareció todavía. Ellos trabajaban el obrador de Tres Lagos en Santa Cruz. Mi sobrino me habló de un abogado que lo estaba representando, pero no se quien era", Isabel.
"Los compañeros me dijeron muchas cosas que no puedo hacer públicas. Yo hablo con todos los señores que conocieron a Rodrigo. Yo creo que lo mataron para que se calle la boca y para dar un mensaje a los otros y se dejen de joder", agregó la mujer en conversación telefónica con los periodistas del Acople.
"A mi sobrino lo mataron el 21 o 22 de marzo en Salta. Su teléfono tiene una llamada el 21 de marzo desde Tucumán a Salta y luego hizo otra llamada a un número de Salta, desde Coronel Moldes. Eso no lo entiendo porque nunca me dijo que iba a estar en Salta" agregó.
"Cuando mi sobrino no aparecía yo comencé a buscar sus contactos a través del Facebook. La policía Federal no me quería tomar la denuncia y decía que a lo mejor se había quedado a trabajar por ahí. En Formosa no me querían tomar la denuncia por la jurisdicción. Yo comencé a preguntar cómo podían ayudarme y allí se acercó el fiscal Benítez. Hoy hablo me habló el fiscal Pablo Paz desde Salta. Estoy muy conforme" agregó Isabel. "Necesito que se sepa la verdad. Mi sobrino era un chico muy leal con un gran sentido de la justicia" concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Rodolfo  Elias
Rodolfo Elias · Hace 1 mes

Y que no nos tome por sorpresa que terminen igual todos los ex empleados k, de a uno los ban bajando y nadie hace nada...

jorge alberto aromando
jorge alberto aromando · Hace 1 mes

que se olviden de justicia


Se está leyendo ahora