Mientras que se declaró la emergencia mundial por el virus del Zika, hay alerta por el dengue y el chikungunya y desde los distintos organismos se realizan intensas campañas para evitar la proliferación del mosquito aedes aegypti; el hospital San Bernardo aún no tomó las medidas esenciales, como el descaharrado y limpieza, para evitar la transmisión de estas enfermedades.
En algunos sectores del nosocomio se puede ver una gran acumulación de basura: hierros, camillas, escritorios, todo al aire libre, expuestos para la acumulación de agua ante las abundantes lluvias y el calor. Es decir, el escenario ideal para que el mosquito transmisor continúe reproduciendo.
En estas últimas semanas la Provincia, el municipio y otros organismos lanzaron campañas para prevenir estas enfermedades; sin embargo, el hospital San Bernardo, un lugar donde debería primar la higiene, se convirtió en un criadero para el aedes aegypti.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 9 meses

Borrar mensajes que no convienen, es otra avivada de ciertos periodistas. Esa actitud revela que les llegó al alma. Agitar la sensibilidad de la gente, exacerbar sus miedos es algo de lo que alguna vez deberán rendir cuentas.

Jaime Coronel
Jaime Coronel · Hace 9 meses

Eso es resto de la obra de la cocina , todos los días se remueven, escombros chapas, maderas , puertas ,ventanas, revestimientos, etc., que se disponen adecuadamente, en días de lluvia, el volquete no trabajó, la fotografia es oportunista, sino vean la obra de desmalezamiento de todo el predio colindante al Hospital, las acciones preventivas y de información que emanan desde infectologia y epidemiologia del Hospital. Nota tendenciosa, lamentablemente siguen haciendo daño al HOSPITAL con notas de este índole.

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 9 meses

Los periodistas suelen recurrir a este tipo de avivadas. Recuerdo hace años atrás la foto de un edificio público tapado por los yuyos. En efecto, el intrigante escriba de entonces, aprovechó un espacio verde de los fondos donde no se habían cortado los pastos, se echó panza al suelo y con la cámara apoyada sobre la tierra gatilló la foto. Al día siguiente los lectores pudieron observar como gramíneas de 40 cm de alto "tapaban" pabellones de 10 m de altura. ¡¡¡ Hay cada guacho en esta pampa !!!

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 9 meses

SIN PALABRAS.


Se está leyendo ahora