Una de las líneas de colectivo que ingresa al barrio El Huaico destruyó la única garita que tienen las personas de esa barriada para resguardarse de la lluvia y el sol mientras esperan, en muchos casos hasta 30 minutos, para que llegue el servicio.
Es la segunda vez que un ómnibus rompe en un accidente uno de los paradores. Hace poco tiempo, una mala maniobra de un chofer derribó otro parador.
Desde Saeta, señalaron que la empresa encargada del corredor, Ale Hnos, ya se encuentra trabajando en la reparación de la obra: "Ya se realizó la limpieza y ahora hay que esperar los vidrios", dijeron.
"Es una vergüenza. Estamos indignados. Con la destrucción total de esta segunda garita nos quedamos sin resguardo para los días de lluvia o cuando el sol pega fuerte en horas de la siesta", le dijo a El Tribuno un vecino.
"Hay mucha desidia y mucho desinterés. Evidentemente les importa un bledo la gente. ¿Qué pasaría si nosotros cuando pasa un colectivo le tiramos piedra y le rompemos el vidrio? Seguramente no pasarían más por el lugar, no ingresarían al barrio o pedirían custodia. Ahora ellos pueden romper las cosas públicas y nadie toma medidas en el asunto. Esto es vergonzoso. Espero que a través de ustedes podamos recuperar las garitas y que la Municipalidad de Salta o quien corresponda las arregle, agregó el vecino".
La foto y la denuncia fue enviada a través del WhatsApp de El Tribuno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora