La denuncia por encubrimiento a Irán en el caso AMIA que Alberto Nisman hizo poco antes de morir contra Cristina Kirchner quedó a cargo del juez federal Ariel Lijo. Así lo determinó el sorteo realizado por la Cámara Federal porteña, tras el fallo de la Cámara de Casación Penal que ordenó reabrir la investigación. No sólo esto, ya que Casación decidió además apartar del caso al juez federal Daniel Rafecas, que desestimó la denuncia en dos oportunidades.

La reapertura de la denuncia de Nisman fue dispuesta por el tribunal integrado por Ana María Figueroa, Gustavos Hornos y Mariano Borinsky, que además aceptó a la DAIA como querellante en la causa y apartó al juez federal Daniel Rafecas y a la sala de la cámara de apelación que convalidó la desestimación de la denuncia.
Nisman había presentado la denuncia ante Lijo el 14 de enero de 2015, quien instruyó la causa por el primer encubrimiento del atentado. En ese momento, el magistrado consideró que no existía conexión entre esa causa y la denuncia del fiscal por lo que elevó el expediente a la Cámara. Se sorteó la causa y recayó en el juzgado de Daniel Rafecas, que en ese momento estaba a cargo del juez Sebastián Ramos.
En ese momento, Ramos se declaró incompetente y sostuvo que la denuncia tenía que ser investigada por Lijo. El entuerto fue resuelto por la Cámara que decidió que la causa debía ser investigada por Rafecas.
Finalmente, será el juez Lijo quien investigar la denuncia de Nisman contra la ex presidenta y parte de su equipo de Gobierno, entre los que están el canciller Héctor Timerman, por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


sergio jesus  carrizo
sergio jesus carrizo · Hace 19 días

ya las pusieron hasta el pecho todo lo que venga nos pondra de rodilla es lo que buscaron y lo consiguieron


Se está leyendo ahora