El juez norteamericano Thomas Griesa negó ayer el pedido de los fondos buitre de postergar la audiencia que convocó para el martes próximo. "La cita es el 1 de marzo a 1.30 PM", puede leerse en la orden que libró. El magistrado convocó a los bonistas para que emitan su opinión sobre los condicionamientos que impuso a la Argentina para levantar el embargo sobre los pagos de la deuda.
Además, el mediador designado por el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, afirmó en la víspera que aún no se alcanzó un acuerdo entre la Argentina y el fondo NML, al tiempo que indicó que "continúan las intensas negociaciones" entre las partes con el objetivo de alcanzar un entendimiento.
A través de un comunicado, Pollack sostuvo que "continúan los intensos debates entre la República Argentina y los principales tenedores de bonos holdouts, incluyendo NML Capital", propiedad del magnate Paul Singer.
El mediador subrayó que las negociaciones se encuentran "bajo mi supervisión" y señaló que "hasta el momento no se ha alcanzado principio de acuerdo, pero se ha avanzado" y que "todos los interesados están trabajando con diligencia. Funcionarios de alto rango de la República y los directivos de los fondos de cobertura están personalmente involucrados" en las deliberaciones, señaló en el comunicado, en el que indicó que "no habrá más novedades por ahora".
De esta forma, Pollack cruzó en parte los dichos del escrito enviado por uno de los estudios de abogados de NML al juez Griesa, donde le pedía posponer la audiencia pautada para el próximo 1 de marzo.
El abogado Roberto Cohen, de Dechert, indicó allí que "este proceso es especialmente complejo y en estos momentos no hay representantes de la Argentina presentes para la negociación ni representantes legales involucrados en la negociación cara a cara del lado argentino". Cohen consideró que "la moción de la Argentina combinada con el apurado cronograma y el reinicio del litigio impide el proceso de acuerdo al volverlo tenso con nuevas preocupaciones en términos judiciales".
Por último, NML sostuvo que el juez debe borrar el actual cronograma y emitir uno nuevo, fijando "una audiencia en una fecha razonable en el futuro" y solicitó un plazo de 14 días, el plazo máximo que le había permitido la Corte de Apelaciones en la audiencia del martes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora