Tras la ruptura del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, el kirchnerismo se tambalea, pero aún nadie, ni propios ni extraños, considera que esté listo para el golpe de nocaut.
Sin embargo, el quiebre entre diputados dejó secuelas que ya no se intentan maquillar. Ayer, el diputado nacional del FPV Juan Cabandié reconoció que "es un momento complejo" para el kirchnerismo, aunque negó que La Cámpora esté "en crisis".
A su vez, el camporista ató la influencia que podría todavía tener el kirchnerismo al "poder de fuego" que demuestren el próximo 24 de marzo, en un acto planeado por un nuevo aniversario del golpe de estado del año 1976. "Ahí van a poder ver la cantidad de militantes que tiene La Cámpora", dijo.
Desde la vereda de enfrente tienen una visión similar, el legislador del PRO Pablo Tonelli consideró que "es pronto para darle un certificado de defunción al kirchnerismo", y pronosticó que la fuerza que reporta a la expresidenta Cristina Kirchner "quedará como un sector del peronismo".
Además, Tonelli se diferenció del anterior gobierno al anticipar que el discurso de inauguración de sesiones ordinarias el 1 de marzo en el Congreso del presidente Mauricio Macri será "breve" y que "no hablará 4 o 5 horas como hacía Cristina Kirchner".
El legislador macrista consideró "natural" la ruptura del bloque del Frente para la Victoria, al referirse a la partida de un sector de diputados nacionales liderado por el exdirector ejecutivo de la Anses Diego Bossio.
"Fue algo natural para reparar las diferencias entre el núcleo kirchnerista, que se oponen a todo y el peronismo", aseguró, y puntualizó que "hay algunos que pertenecían a ese núcleo, que tienen una actitud más razonable y están abiertos al diálogo".
Un representante de esa tercera posición, el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, diferenció al PJ del FPV, al señalar que en el Congreso y en las Legislaturas provinciales los representantes parlamentarios "están divididos", a la vez que pidió que, ante la renovación de autoridades en el partido, "los que perdieron se corran".
Y al referirse a La Cámpora y a los sectores más cercanos a Cristina Kirchner, advirtió que "hay quienes quieren seguir manejando el partido como hasta ahora, usándolo como herramienta electoral".
"Siempre son los mismos y ponen a dedo todos los candidatos a diputados y senadores como ha hecho La Cámpora en el último tiempo en cabeza de Máximo y de Cristina", se quejó el jefe comunal peronista.
En este marco, Ishii recalcó que con Néstor Kirchner en vida el trato hacia la dirigencia del PJ era mejor.
En cuanto al papel de Cristina, dijo que podría desempeñarse como "asesora", pero que su tiempo como figura central del peronismo ya ha pasado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora