Dos días después de dar el último adiós a Marianela Gracionis, la cuarta víctima de femicidio, Profesor Salvador Mazza volvió a ser escenario de la muerte violenta de una mujer a manos de un hombre que había sido su pareja.
A principios de marzo, María Elena Guzmán y su expareja, identificado con las iniciales A.T., comenzaron a discutir a los gritos en una vereda del barrio La Pista.
Ella llevaba en sus brazos a la beba de meses que ambos habían tenido antes de separarse por los celos enfermizos de él, según contaron personas cercanas a la joven de 33 años. También la acompañaba su otra hija de 13 años, nacida de una relación anterior.
En un momento, A.T. le quitó la bebé, mientras seguían discutiendo. En un movimiento rápido, María Elena recuperó a la pequeña y se la dio a su otra hija, quien salió corriendo hacia la casa de un familiar que vive en ese barrio. Como respuesta él comenzó a pegarle de modo tal que la tiró al suelo. Mientras ella estuvo caída le pegó varias patadas en la espalda.
Después de este violento episodio, María Elena volvió a su casa para recuperarse. Ni ella ni ningún familiar denunciaron lo sucedido.
A la semana ella comenzó a sentir fuertes dolores en la espalda y se hizo atender en el hospital de Salvador Mazza. El médico decidió internarla. Estuvo una semana bajo cuidados permanentes y le dieron el alta cuando se sintió mejor.
Pero solo fue una mejoría pasajera.
Hace dos semanas los dolores volvieron y ella regresó al hospital. El médico de Salvador Mazza vio que el cuadro se había agravado y la derivó al hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal. Al otro día entró en coma. Agonizó una semana hasta que el martes pasado María Elena falleció.

Denuncia

"Recién cuando María Elena entró en coma la familia hizo la denuncia en la Policía contra A.T.", remarcó ayer el fiscal penal de Salvador Mazza, Armando Cazón. El fiscal ordenó la detención del hombre, quien trabajaba como albañil y, según varios testimonios, sería adicto al alcohol.
"Al detenerlo caratulé el caso como lesiones graves agravadas por el vínculo", dijo. Pero esa carátula podría ser cambiada a femicidio.
"Según la familia, el médico que atendió a María Elena le preguntó si había sufrido golpes en la espalda, porque tenía coágulos en los pulmones. Al contarle lo sucedido, el profesional les habría dicho que las patadas podrían haberle provocado esas lesiones que fueron mortales", dijo Cazón.
El fiscal penal pidió un informe al médico sobre las causas de la muerte. Si confirma que fue a raíz de los golpes en la espalda, A.T. será acusado de femicidio.

Denuncia y oportunidad

"Es importante que hechos como el caso de María Elena Guzmán sean denunciados en el acto; no hay que perder tiempo", remarcó ayer el fiscal Armando Cazón.
El funcionario se mostró a favor de modificar el artículo 72 del Código Penal, "que establece que las lesiones son de instancia privada, o sea que solo si la persona denuncia la Justicia puede investigar; habría que rever eso porque si varias personas saben lo que está sucediendo y nos informan, podemos actuar de oficio".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 6 meses

A ese tipo patearlo más que a una numero cinco en partido de barrio. Es lo que merece.

Angel Bernabé Diez Gómez
Angel Bernabé Diez Gómez · Hace 6 meses

AT...si no ponen el nombre son encubridores...

Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 6 meses

¿Por qué sólo las iniciales del criminal? Aun suponiendo que su agresión resulte no haber sido la causa de muerte, creo que corresponde se haga saber su nombre y fotografía, para prevenir a otras posibles futuras víctimas.


Se está leyendo ahora